Academia Mac, primer training center en Chile, cierra sus puertas de forma repentina

Academia Mac, primer training center en Chile, cierra sus puertas de forma repentina

Uno de los institutos más emblemáticos cerró sus oficinas luego de la muerte de su fundador.

Una de las primeras instituciones en dedicarse a la capacitación en softwares y aplicaciones y relacionadas al mundo creativo y publitario en Chile fue la Academia MacPC. De hecho, este era hasta la semana pasada el único training center autorizado por las mayores tecnología, entre estas: Apple, Adobe, Google y Autodesk.

Sin embargo, el fatídico deceso de su fundador, Andrés Singh Cornejo, marcó el fin de este centro, dejando a cientos de alumnos sin respuestas.

El pasado martes 26 de mayo, Singh cayó desde el octavo piso de su oficina ubicada en la comuna de Providencia, Santiago. Desde ahí las clases fueron canceladas temporalmente. Pero, al pasar los días, desapareció el sitio web, cerraron las oficinas y los 120 estudiantes se quedaron sin sus respectivos cursos, sólo con la explicación de que “la empresa está en una situación muy compleja económicamente”, señala LUN.

Según señala Carlos Molina, alumno del diplomado de Publicidad a BioBioChile, el agobio económico habría llevado a Singh a quitarse la vida, dejando a la deriva la institución, que durante su permanencia logró ganarse el respeto de diferentes casas de estudios, entre ellas la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad Gabriela Mistral y la UNIACC, por nombrar las más mencionadas.

Hasta ahora, la única persona que se ha manifestado ha sido la hermana del fundador, Patricia Singh, directora comercial del centro, quien manifestó lo siguiente por su cuenta de Facebook.

“A todos los alumnos de Academia Mac:
Les informo que debido a la triste y delicada situación por la que atraviesa la empresa, por el fallecimiento de su Director Ejecutivo Andrés Singh, su actual Representante Legal decidió cerrar la empresa para proceder a tomar nuevas decisiones.
Les quiero decir, a quienes me escriben haciéndome consultas y también insultándome de manera brutal, que yo no tengo ninguna injerencia en esta decisión y al igual que todos ustedes, desconozco los procedimientos y tengo la misma ansiedad por saber cómo seguirá esta situación.
Doy la cara como ex Directora Comercial, quién a muchos de ustedes atendió y vendió sus diplomados y les digo que comprendo perfectamente su enojo, molestia e incertidumbre.
Estoy, al igual que los demás integrantes de Academia Mac, sin trabajo hoy, ya que fuimos instruidos de retirarnos de la empresa, mientras tanto esperamos noticias que por el momento no tenemos.
Quiero que sepan que estoy viviendo un duelo profundo por tratarse de la muerte de mi hermano, pero les aclaro que fui una empleada más, sin participación alguna en la sociedad y menos en la administración y destinos de los dineros de los alumnos.
También quiero que sepan que haré todos mis esfuerzos porque esta situación se aclare lo mas pronto posible y trabajaré junto al Director Académico y al cuerpo de Profesores que nos acompaña, quienes se encuentran en la misma situación mía, por lograr una respuesta para ustedes y para nosotros de parte de quienes hoy están a cargo de resolver esta crítica situación. Estamos enviando un mail a los representantes y administradores actuales para que realicen una publicación ya sea en el sitio de la Academia o en el medio que crean pertinente, para que a la mayor brevedad todos tengamos una respuesta.
Lamento enormemente el momento incierto y doloroso por el que estamos pasando.
Saludos y gracias.” (sic).

“Esta academia tenía un prestigio ganado en la capacitación en áreas web, diseño, 3d, publicidad, tecnologías. Por eso muchos la elegimos”, señala Carlos Molina, quien ahora se encarga de reunir y organizar a los afectados. De hecho, este sábado se reunirán con el abogado Diego Vergara para ver el camino a seguir en este caso.