Portar aplicaciones de Android e iOS a Windows 10 tiene algunas limitaciones

Portar aplicaciones de Android e iOS a Windows 10 tiene algunas limitaciones

Problema de compatibilidad con arquitecturas, uno más con la adaptación de pantallas y por último su disponibilidad, aunque actualmente se encuentra en etapa preliminar.

La semana pasada Microsoft anunció que los desarrolladores de aplicaciones para Android y iOS no tendrían que mortificarse por exportar sus creaciones a Windows 10, gracias a nuevas herramientas que permitirían reusar el código de programación. Poco se sabía de su funcionamiento, pero el gerente general de la tienda de Windows, Todd Brix, dio a conocer más detalles al respecto.

De acuerdo con Venture Beat, ninguna de éstas herramientas estará disponible tras la llegada de Windows 10, así que los desarrolladores y usuarios tendrán que esperar para desarrollar o descargar de la tienda, respectivamente, una vez que el sistema operativo sea actualizado tiempo después. Son proyectos en etapa preliminar y se debe asegurar su estabilidad para mayor satisfacción del desarrollador.

Project Astoria es el puente entre Android y Windows 10, el cual permite reusar el código de la aplicación original para crear otra que funcione en la plataforma de Microsoft para teléfonos. Su gran limitación es que las aplicaciones que sean portadas sólo serán compatibles con arquitecturas ARM, olvidándose por completo de dispositivos Windows 10 con arquitecturas x86.

Por otra parte, Project Islandwood es el que permite exportar aplicaciones de iOS a Windows 10 utilizando el lenguaje Objective-C. Su desarrollo se limita a usar Visual Studio y que por ahora las aplicaciones no se adaptan al tamaño de la pantalla, por lo que los desarrolladores deberán optar por desarrollar en dispositivos del tamaño de un iPhone o iPad para evitar retrasos.

Todas estas características se encuentran en fase preliminar, así que cualquier desarrollador puede registrarse y utilizar las herramientas con el fin de mejorar antes de su llegada a Windows 10. Cabe recordar que llegarán como una actualización y que sólo el tiempo dirá si Microsoft ha logrado levantar el interés por “desarrollar” en su nuevo sistema operativo, cual sea ahora su concepto.