[metroimage ids=”38-170386,38-170387,38-170390,38-170392,38-170394,38-170396,38-170397,38-170398,38-170400,38-170401,38-170402,38-170403,38-170404,38-170405,38-170406,38-170407,38-170409,38-170411,38-170412,38-170413,38-170414,38-170415″ imagesize=”large”]

Review Microsoft Surface 3 [W Labs]

La apuesta de tabletas de 10 pulgadas de Microsoft ha sido un acierto, tanto en formato como en rendimiento.

Debería empezar aclarando con una de las condiciones que me puse para reseñar esta tablet. No es más que intentar entender de una vez qué es una Surface. Microsoft dice que es una tablet, pero se siente más como un portátil, aunque el formato es de híbrido.

Esta es una de las grandes preguntas a responder, porque durante mi periodo de prueba con Surface Pro 3 me quedó claro que de tablet no tenía más que la pantalla táctil, aun sin teclado era un portátil por tamaño, función y peso.

Pero con Surface 3 me ha quedado claro desde el primer momento. Sí, es una tablet y creo que por fin Microsoft la puede llamar como tal. Aunque para sacar el máximo partido a Surface 3 es indiscutible que debes usar el teclado oficial de Microsoft, esta tablet ofrece un tamaño fácil de transportar, un buen peso para su tamaño y una potencia que iguala a portátiles de gama media.

Lo sorprendente de Surface 3 es que sorprende por todos lados, porque es usable, es cómoda y veo perfectamente a muchas personas que ven como un iPad o una tablet Android se les queda pequeña usando felizmente una Surface 3.

Características

Pantalla 10,8″ ClearType a 1920×1280 en resolución 3:2
Procesador Intel Atom x7-Z8700 de 1.6GHz
RAM 2GB / 4GB
Memoria 64GB / 128GB
Puertos USB 3.0, Mini DisplayPort, micro USB, auriculares
Conectividad Bluetooth 4.0, Wi-Fi 802.11ac
Sistema Operativo Windows 8.1
Cámara principal 8MP
Cámara trasera 3,5MP
Batería Hasta 10 horas
Tamaño 267x187x8,7mm
Peso 622 gramos

 

Diseño y pantalla

La nueva Surface 3 es casi idéntica a la Surface Pro 3 excepto por algunas características como posición de botones de volumen o puertos de conexión. Aparte del tamaño es muy similar con un mismo lenguaje de diseño.

En modo sin teclado conectado es fácil de llevar y de soportar. Si bien es algo pesada para una tablet dentro de la gama de 10 pulgadas, no es nada que esté en su contra. Es más, querrás que pese un poco más para que sea más estable cuando tienes abierto su bisagra y mantenerlo en equilibrio, sobre todo cuando te lo pones encima de las piernas.

Uno de los problemas que encuentro con el diseño y formato de Surface 3 es que cuando lo usas sobre tus piernas te queda claro que no es un portátil. Por su tamaño y aunque estés usando el teclado de Microsoft conectado se siente inestable y prácticamente imposible de sostener contrario a un portátil.

Otro de los problemas que encontré en mi uso diario con Surface 3 es que la pantalla tiene demasiada resolución, lo que hace que algunas aplicaciones se vean extremadamente pequeñas y tengas que acercarte para leer algunos textos. Sobre todo en aplicaciones antiguas y que no están preparadas para pantallas HDPI.

En definitiva, el diseño es excepcional, algo grueso si estás acostumbrado a un iPad o a una tablet Android, pero teniendo en cuenta lo que tiene en su interior y lo que eres capaz de hacer con ella, es un grosor que estás dispuesto a pasar por alto, moderno y agradable.

Tres posiciones y una escondida

A diferencia de Suface Pro 3 el stand de Surface 3 no puedes mantenerlo al ángulo que quieras. En su defecto tiene tres posiciones definidas por las bisagras. No es un problema, las tres posiciones te permiten poner en ángulo la pantalla para casi cualquier ocasión, incluso cuando estás muy cerca y tienes que escribir directamente en ella, posición más abierta está bien.

Lo que no sabíamos y acabamos de conocer es que Surface 3 tiene una cuarta posición escondida y es que cuando abres su stand al máximo y presionas fuerte, se vuelve casi horizontal. Eso si, suena un ruido muy fuerte como si la estuvieses rompiendo y asusta, pero la puedes devolver a su posición.

Aunque no parece que afecte a las bisagras, la verdad es que no recomiendo hacerlo mucho, cada vez que lo he probado he sentido que definitivamente había roto algo.

Rendimiento y batería

Microsoft dice que con Surface 3 puedes tener hasta 10 horas de batería, lo que te permite tener más de un día de trabajo tradicional. Aun por debajo de un iPad y lejos de un portátil como un HP Spectre x360 o un MacBook Air, pero más que suficiente para un día de trabajo.

He hecho varias pruebas de rendimiento de batería. La primera es la del uso tradicional que le doy a un portátil. En esta prueba lo que uso es prácticamente Chrome, Photoshop CC, Word y ver algunos vídeos en el reproductor de Windows. Digamos que evito usar aplicaciones que piden muchos recursos o juegos, puramente ofimática y navegación.

 

La segunda prueba es cargar la batería al 100%, poner el brillo de pantalla al 50% y reproducir un vídeo en Full HD repetidamente hasta que quede el 5% de batería disponible, lo que puede ser el momento crítico para guardar tus documentos y buscar un enchufe.

La media de uso ha sido de 7:30 horas. En el mejor de los casos logré que la batería durase algo más de 9 horas en reproducción de vídeo, pero en ningún caso he logrado tener 10 horas o más.

En todo caso me parece una vida útil de batería excelente para esta tablet, que recordemos puede cargarse por puerto micro USB y un alimentador USB compatible con 13W.

En el apartado del rendimiento puro y duro del procesador, tengo que decir que me ha sorprendido gratamente el procesador Intel Atom x7 de 1,60GHz que trae integrado. El modelo que he probado es el de 4GB de RAM, algo que ayuda bastante.

Te voy a ahorrar tiempo. ¿Puedes tener varias decenas de pestañas y alguna aplicación como Photoshop abiertas y funcionando correctamente? Sí.

¿Puedes ejecutar juegos? Sí, por ejemplo juegos como Counter Strike: GO o cualquier variación del motor Source como Portal 2, Team Fortress 2 o Day Of Defeat Source.

Incluso con juegos o muchas pestañas abiertas nunca he notado un calor excesivo de Surface 3. El procesador está lejos de ser un Core i5, pero desde luego el desempeño está por encima de las expectativas de lo que se entiende por un Intel Atom.

Hay que reconocer que la versión con 128GB de memoria interna no resulta un problema para nadie, pero en la edición más barata con una memoria de 64GB y 2GB de memoria RAM podemos pensar que la experiencia no vaya a ser la misma. En cuanto al almacenamiento es evidente que es importante apoyarse en servicios como OneDrive o Google Drive para guardar tus archivos más pesados. En cuanto al rendimiento con una memoria RAM de 2GB, me temo que no podemos garantizar el mismo resultado que con esta versión de 4GB.

Un problema que me encontré y que he podido reproducir en Internet Explorer y en Chrome es la reproducción de vídeo en streaming. Si bien el vídeo no da problemas, el sonido se escucha sin muchos niveles y bastante plano, incluso con algunos problemas en los graves.

Teclado y lápiz

Microsoft ofrece una serie de periféricos para Surface 3, entre ellos está el mismo lápiz digital que tiene Surface Pro 3 y un teclado acorde al tamaño de la pantalla.

El teclado de Surface 3 que se vende por separado es maravilloso. Aunque vengas de teclados de pulsación corta como de portátiles, encuentro que escribir en este teclado es hasta placentero. Tiene una sensación que mezcla las bondades del teclado mecánico y del teclado de pulsación corta presente en portátiles. Además es retroiluminado, lo que agrega mayor confort a la hora de escribir por la noche.

Déjame ser claro, porque si te compras una Surface 3 y no compras además el teclado de Microsoft, te estás perdiendo mucho. Es una pena y autentico error por parte de Microsoft que el teclado tenga que comprase aparte y que además cuesta 149,99€

El lápiz digital y la tecnología de N-trip que Microsoft integra en Surface 3 es algo de lo que están especialmente orgullosos. Por desgracia ni soy bueno dibujando ni soy músico, por lo que encuentro el uso del lápiz completamente innecesario.

Ni siquiera para tomar notas con la función rápida de OneNote, es un periférico que bien puedes ahorrarte a la hora de comprar una Surface 3.

Veredicto

Por fin Microsoft tiene una muy buena tablet que hará feliz a los que quieren productividad y soporte para todas sus aplicaciones de Windows. Definitivamente el tamaño y el formato es un punto a favor para quien busque un equipo que pueda llevarse a cualquier lado, incluso viajar solo con ella y no llevarse ni un cargador.

Que Microsoft use un puerto USB para cargar la batería es simplemente genial, algo que me gustaría ver en más portátiles porque te permite viajar con un cargador USB para tu portátil/tablet y móvil.

No puedo recomendar Surface 3 a todo el que busque una tablet porque el precio es un gran impedimento. Surface 3 empieza por 599€ o USD$499 por una edición con 64GB de memoria y 2GB de RAM. 719€ o USD$599 por la versión de 128GB de memoria y 4GB de RAM. Todo esto sin incluir el precio del teclado que creo es un accesorio que sin él Surface 3 se queda incompleto.

En total un Surface 3 funcional empezaría a costar desde los 748,99€ o USD$628,99.

Lo imperdible

  • Por fin una tablet que convence con Windows 8.1
  • Buen rendimiento del procesador Atom x7
  • Gran vida de batería y recargable por micro USB

Lo impresentable

  • El precio es un gran impedimento, pero ataca la gama alta de tablets
  • Sin el teclado oficial de Microsoft no se disfruta por completo
  • El sonido de vídeos en streaming deja que desear