Funcionarios del expresidente colombiano Álvaro Uribe fueron sentenciados por espiar a periodistas

Funcionarios del expresidente colombiano Álvaro Uribe fueron sentenciados por espiar a periodistas

Entre 2004 y 2009, el desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) interceptó llamadas, hackeó correos y sometió a vigilancia y acoso a periodistas locales.

Bajo el mandato del ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), encabezado durante 2007 y 2008 por María del Pilar Hurtado, se encargó de perseguir y espiar por casi 5 años a varios periodistas locales bajo el consentimiento del propio presidente Uribe.

Entre los periodistas afectados estaría el director de Semana, Alejandro Santos; el columnista de Semana, Daniel Coronell; el director de W Radio, Julio Sánchez Cristo; el director de Caracol Radio, Darío Arizmendi; el columnista de El Espectador, Ramiro Bejarano; el periodista del programa Contravía, Hollman Morris; y el periodista de W Radio, Félix de Bedout.

De acuerdo al Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), tanto María del Pilar Hurtado como Bernardo Moreno (quien fue jefe de gabinete del ex presidente Uribe) fueron sentenciados por la Corte Suprema de Justicia de Colombia por participar en un sistema de espionaje ilegal.

María del Pilar Hurtado fue condenada a 14 años de prisión por violación ilícita de comunicaciones, abuso de autoridad en función pública, entre otros. En 2010, Hurtado huyó a Panamá, pero a comienzos de 2015 fue deportada a Colombia. En tanto, Bernardo Moreno fue condenado a 8 años de arresto domiciliario por participar en el espionaje. Todos indica que el ex presidente Álvaro Uribe tuvo algún grado de participación y el Congreso ya anunció la creación de una comisión que determinará su participación en estos hechos.

Carlos Lauría, coordinador del programa para las Américas del Comité para la Protección de Periodistas, celebró la sentencia. “Estamos complacidos de que finalmente se haya impartido justicia sobre una de las amenazas institucionales más serias para la libertad de prensa en Colombia en la última década”, llamando a las autoridades a seguir investigando para que todos los involucrados sean enjuiciados.