Fabricante de cafeteras Keurig se desploma por su sistema DRM

Fabricante de cafeteras Keurig se desploma por su sistema DRM

Así es como una decisión absurda de uso de DRM en cápsulas de café está arruinando una empresa de cafeteras.

La gestión digital de derechos o DRM ha sido durante años una de las mayores luchas que el mundo de la tecnología ha tenido que lidiar. Internacionalmente conocida por ser un sistema que por ejemplo te impedía copiar un DVD o un Blu-Ray, finalmente desarrolladores siempre encuentran una forma de saltarse su protección de derechos.

Aunque no te lo creas esto pasó en el mundo de las cafeteras y del café en cápsulas que Nesspresso ha hecho famoso. El fabricante de cafeteras y cápsulas Keurig está en serios problemas al integrar en sus últimos modelos de cafeteras un sistema de DRM que impide usar otras cápsulas que no sean las suyas.

Esta es la misma historia que en el mundo de la tecnología hemos lidiado durante décadas, pero en algo tan normal como el café. El sistema de DRM de Keurig impedía que usaras cualquier otra cápsula que decidieses comprar, incluso te impide reutilizar las cápsulas de la marca que ya usaste.

Es algo que enfurece a los consumidores y la empresa lo ha notado. Según CNN Money Keurig ha perdido el 23% de su valor en bolsa en el último trimestre, achacándolo indirectamente a este sistema que te impide usar otras cápsulas y a que las cafeteras han sido tan populares que mucha gente tiene una y no la cambia.

Aviso de error cuando intentas usar otro tipo de cápsula.

Las reseñas negativas de clientes en Amazon están haciendo bajar las puntuaciones de sus cafeteras, haciéndolas cada vez más impopulares. Muchas de las reseñas indican lo mismo: son buenas, pero la restricción de cápsulas es absurda.

Si quieres una máquina que pone todo tipo de restricciones sobre el tipo de cápsulas que puedes usar es la máquina que necesitas. Creo que la Keurig es una gran máquina, pero es una pena enorme que la empresa decidiese eliminar la posibilidad de utilizar tu propio café molido en las cápsulas.

Lo peor de todo es que el sistema de DRM de Keurig es bastante básico. Se trata de un lector integrado en su cabezal que lee la tapa de la cápsula para detectar que es la correcta. Pero algo tan simple como pegar una vieja tapa en ese lector ya te permite usar tus propias cápsulas.

Keurig volverá a vender las cápsulas que permiten usar tu propio café molido viendo las quejas de sus clientes ante lo que se está convirtiendo en uno de los mejores ejemplos de como el DRM no funciona.

Foto (cc) Keith McDuffee