Día de Internet y la conectividad en México

Día de Internet y la conectividad en México

El acceso a Internet se mantiene como un reto en la construcción de la sociedad de la información.

Aunque el 17 de mayo se haya difundido como el Día de Internet, vale la pena recordar que esta fecha conmemora dos elementos más: las telecomunicaciones y la sociedad de la información. De acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones, el tema para el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información 2015 consiste en las telecomunicaciones y las TIC como motor de la innovación.

Este organismo especializado que cumple 150 años de existir señala un punto central: la tecnología es una herramienta para generar cambio en áreas como el desarrollo social, la democracia y la economía. El acceso es una de las tareas fundamentales, pero es una fase prioritaria para avanzar hacia escenarios de mejora.

Las estadísticas disponibles sobre México muestran que durante los siguientes años el nivel del acceso a Internet en términos de usuarios y hogares seguirá siendo un tema que impulse políticas públicas apuntadas hacia la conectividad.

Para profundizar el rol de las TIC como elemento transformador en el ámbito económico, social y cultural mexicano, una condición será mantener el crecimiento en la disponibilidad de Internet y preparar el salto hacia una fase cualitativa para su aplicación en la resolución de problemas y mejora de la calidad de vida.

Cifras de conectividad

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) muestran que en el 2014 se registraron 47,4 millones de usuarios por 10,8 millones de hogares con acceso a Internet, es decir, una penetración del 44 por ciento de la población mayor de 6 años (40 por ciento de la población total) y un 34 por ciento de los hogares aproximadamente.

Estos indicadores pueden desalentar si se observan sin un contraste, pero vale la pena recordar que en el 2005 la penetración de Internet en la población mayor de 6 años de edad era de 17 por ciento (15 por ciento para la población total) y el 9 por ciento de los hogares reportaba tener un método de acceso. Se ha progresado y se puede mejorar.

Un parámetro quedó incluido en la constitución mexicana con la reforma al marco legal de las telecomunicaciones en el 2013: 70 por ciento de los hogares con acceso a banda ancha, para lo cual el gobierno puede ejecutar programas de inclusión digital (Artículo Décimo Cuarto Transitorio). Si aplicáramos esta meta no sólo a los hogares, sino a la población, se observa que la distancia todavía es significativa.

Registrados 2014 (en millones) Ideal 70% (millones) Diferencia (millones) Diferencia %
Usuarios de Internet

47,4

74,8

27,3

58%

Hogares con Internet

10,8

21,9

11,1

104%

Fuente: elaboración Propia con datos de INEGI 2014

De las cifras del INEGI se puede inferir que una penetración de Internet en el 70% de la población (en este caso se calculó con la mayor de 6 años de edad) es más probable de alcanzar con el crecimiento orgánico de los usuarios de Internet, mientras que en el caso de los hogares con banda ancha, la magnitud del cambio necesario es mayor.

Pero incluso el crecimiento orgánico podría no ser suficiente para los siguientes 5 años en términos de usuarios y de hogares conectados.

Estas proyecciones brindan una idea general de los valores esperados. Por ejemplo, de acuerdo con esta modelación realizada por Telconomia, se espera que hacia el 2019 el 61 por ciento de la población mexicana mayor de 6 años de edad use Internet y que la penetración en términos de población en general esté por encima del 55 por ciento. En términos de hogares, la penetración esperada ronda un rango del 44 al 46 por ciento.

En otras palabras, si bien no se espera que en estos próximos años el crecimiento de la conectividad se estanque, se requiere que exista un nivel de crecimiento que en el caso de los usuarios sería más moderado, pero para los hogares se necesitaría un ritmo más pronunciado. Por ejemplo, si la cantidad de hogares con banda ancha se incrementara anualmente a un ritmo del 15 por ciento, o un poco más, en un plazo de 4 a 5 años podría verse duplicado. Sin embargo, las tasas de crecimiento no son constantes y cambian de año con año por factores relacionadas al ingreso de las familias, la cobertura de los servicios, entre otros.

Crecimiento, varios factores

Profundizar la disponibilidad de acceso a Internet tiene depende de diversos factores que llevan a pensar a soluciones y actores diversos. En pocas palabras, el aumento de la conectividad no podrá depender solamente de los programas de inclusión desde el sector público, sino que también es fundamental la cobertura de las empresas, los servicios, así como el nivel del ingreso de las personas para costear dispositivos y los accesos.

Adicionalmente, se debe tomar en cuenta la diferencia entre el crecimiento de accesos fijos y móviles. Con los últimos datos publicados por el Instituto Federal de Telecomunicaciones del tercer trimestre del 2014 se observa que en México hay 53 conexiones por cada 100 habitantes para el caso inalámbrico por 14 fijas.

Es decir, es también de esperarse que el crecimiento de la conectividad en el país en los próximos años refleje en buena medida un incremento en la adopción de banda ancha móvil por la población, pero también irá acompañada de la expansión de servicios de accesos fijos con ritmos más moderados. En este sentido, las políticas de conectividad pueden aprovechar estas tendencias y por otro lado los cambios en la industria de servicios móviles pueden incidir en ampliar la conectividad, aunque estarán presionadas para hacerlo con condiciones de cobertura, calidad y competencia tarifaria.