Bitly está usando enlaces patrocinados para llevarse una comisión

Bitly está usando enlaces patrocinados para llevarse una comisión

El acortador de direcciones está probando a usar algunos de los enlaces públicos para conseguir comisiones por ventas en tiendas.

Uno de los servicios para acortar direcciones largas en Intenret, Bitly se ha convertido en el servicio acortador más popular gracias a la facilidad de uso y lo fácil que se ha integrado con muchas otras aplicaciones. Hace unas semanas se ha descubierto que Bitly ha estado probando hacer cambios en las URLs acortadas de sitios de comercio electrónico con referencias.

Muchas tiendas en Internet ofrecen un sistema de referencia en el que te pagan por enlazar ciertos artículos y alguien hace una compra vía tu dirección. Es un sistema muy popular por ejemplo en Amazon, donde cualquiera puede suscribirse y empezar a mandar enlaces con seguimiento.

Lo que se ha descubierto es una asociación entre Bitly y Viglink, una empresa dedicada a dar servicio para publicaciones y anunciantes en enlaces referidos. Esto está documento en la ayuda de Bitly aunque no se había hecho público por la empresa de forma directa. Lo que se pretendía es que si tu compras un producto mediante un enlace referido acortado por Bitly, ellos y VigLink se llevarían una parte de la comisión.

Esto afecta exclusivamente a las cuentas gratuitas y según asegura Bitly por ahora solo ha sido una prueba a un pequeño número aleatorio de usuarios.

Si es gratis, tú eres el producto

Bitly ofrece el servicio de acortamiento de enlaces de forma gratuita, aunque incluye una versión de pago para empresas que añade más información de dónde van los enlaces y quién los usa. Incluso la versión gratuita es superior a muchos otros productos de pago ya que incluye un buen y completo sistema de estadísticas (tan solo añade el símbolo “+” tras la una URL de Bitly como esta y verás las estadísticas).

Recientemente la empresa anunció que tras casi cinco años desde su creación ya son una empresa rentable generando más ingresos que pérdidas.

Interceder entre tú y la tienda donde vas a hacer una compra parece que se ha convertido ya en una práctica rentable y bastante usada. Por ejemplo el adware Superfish de Lenovo interceptaba el tráfico de tus búsquedas para integrar publicidad propia. El servicio para cambiar la geolocalización de tu navegador Hola.org ha sido otro de los servicios que se le ha visto hacer este tipo de prácticas integrando su publicidad en resultados.

¿Está bien que servicios gratuitos metan publicidad sin tu consentimiento entre tu conexión y el servicio de comercio electrónico final? La respuesta generalizada seguramente será negativa por motivos obvios de seguridad y de transparencia, pero la rentabilidad de estos servicios gratuitos tiene que llegar desde algún lado.

Si no estás pagando por el servicio, tú te conviertes en el producto del que aprovecharse.