El uso de celulares ya es la principal causa de accidentes viales en México

El uso de celulares ya es la principal causa de accidentes viales en México

El 40% de los accidentes viales en México durante 2014 involucró el uso de un teléfono celular.

La Cruz Roja Mexicana lo avala: el uso de celulares, particularmente smartphones, para el envío de mensajes de texto, ya sean SMS o a través de servicios como WhatsApp o Facebook Messenger, se ha convertido ya en la principal causa de accidentes viales en el país.

México se ha volcado en la adopción de nuevas tecnologías de telecomunicaciones, como la Red 4G LTE y los respectivos dispositivos que lo acompañan. Smartphones, poderosas herramientas con una gran cantidad de funciones, que utilizadas en el contexto equivocado pueden derivar en situaciones lamentables como la aquí abordada.

De acuerdo con la agencia informativa Notimex (vía SinEmbargo) el uso del celular como principal detonante para el surgimiento de un accidente automotriz, es una situación que se ha disparado sustancialmente, convirtiéndose en la mayor causa de percances en 2014, involucrando un teléfono móvil en el 40% de los siniestros. El Presidente de la Cruz Roja Mexicana, Rodrigo de Villasante, advierte lo delicado de esta situación:

(C) Cromo

Las personas que textean mientras manejan se distraen en promedio cinco segundos, lo que equivale al recorrido de un automóvil a 90 kilómetros por hora a lo largo de una cancha de futbol profesional, en ese lapso se puede perder la vida.

La mezcla de alcohol y volante ha quedado relegada al segundo lugar en la lista de causas de accidentes fatales entre personas de 5 a 29 años de edad, lo inquietante aquí está en que ahora el uso de móviles se trata de un escenario recurrente no sólo con los conductores, sino también con los propios peatones y ciclistas afectados, quienes sufren el percance por distracción al estar absortos revisando su dispositivo.

La mejor y la más sensata recomendación es abstenerse de utilizar el móvil mientras se conduce, o en su defecto delegar su uso al copiloto u orillarse para detener el vehículo y atender el teléfono.