[metroimage ids=”38-168586,38-168588,38-168589,38-168591,38-168592,38-168593,38-168594,38-168596,38-168598,38-168600,38-168601,38-168602,38-168603,38-168605,38-168606,38-168608,38-168610,38-168612″ imagesize=”large”]

He probado la nueva Surface 3 y me ha sorprendido

Primeras impresiones de la tablet de Microsoft de 10 pulgadas y con Windows 8.1.

Cuando probé la Surface Pro 3 hace unos meses me pareció uno de los mejores portátiles del mercado. Tiene un gran diseño, es ligera, una pantalla absolutamente espectacular y un rendimiento fuera de serie con Windows 8.1. Pero no lo llamaría tablet aunque Microsoft se empeñe en hacerlo. Sí, se vende sin teclado y su pantalla es táctil, pero no es una tablet.

En cambio su recién anunciada Surface 3 si es lo que esperaba de Surface, una tablet de 10.8 pulgadas táctil que tan solo pesa algo más de 600 gramos, que tiene un sistema operativo completo sin restricciones y que además incluye ciertos puertos que muchas personas aun no están dispuestas a pasar sin ellas.

He podido probar la nueva Surface 3 en su presentación en Madrid durante un rato y en su primer contacto, estoy sorprendido.

El mayor miedo con la nueva Surface 3 es su procesador. Microsoft apuesta por un nuevo Intel Atom x7 quad-core, que si bien siempre han explicado que su uso es muy similar a un actual Intel Core i3, me temía una buena tablet con un funcionamiento no muy claro debido a esta característica.

La edición que he probado es la más simple, con 2GB de memoria RAM y 64GB de memoria de almacenamiento. Inicialmente, sí, Microsoft ha conseguido una excelente tablet. En el vídeo que puedes ver más arriba comprobé que por lo menos abrir las tres principales aplicaciones de Office lo hace sin casi esfuerzo, con una velocidad normal y sin resentirse.

Esto no quiere decir que el funcionamiento de Surface 3 con procesador Intel Atom sea excelente, aun no la hemos podido probar con otras aplicaciones como Photoshop CC que pida más recursos o simplemente con un navegador con varias pestañas abiertas, Spotify, Word y Excel con documentos abiertos. Aun tendremos que esperar unas semanas más para poder hacer esas pruebas.

 

Si Surface Pro 3 es un equipo potente que bien puede ser un portátil, una “tablet” o un equipo de escritorio conectado a una pantalla externa capaz de mover cualquier aplicación que le pongas, Surface 3 es su hermana pequeña para el día a día, especialmente interesante para quien busque un equipo muy ligero, con batería de un día de uso y que pueda con todas tus aplicaciones de ofimática tradicionales.

(cc) Manu Contreras / Wayerless.com

Sigue siendo una tablet fácil de hacerse a ella, pese a que esta tablet debería llegar con su teclado incluido, Microsoft lo sigue vendido por separado a 129€. Su sistema de bisagras que permiten inclinarla en 3 posiciones sigue siendo una gran forma de adaptarla a tu ángulo de visión preferido.

Aunque sigo a la espera de ver su rendimiento en una situación real de uso común, es una tablet ligera, completa y que rivaliza directamente tanto con portátiles y tablets de formato y tamaño similar.

(cc) Manu Contreras / Wayerless.com

Microsoft empezará a vender esta nueva Surface 3 el próximo 7 de mayo por 599€ (USD$499) en su edición de 2GB de RAM y 64GB de almacenamiento, 719€ (USD$784) con 4GB de RAM y 128GB de memoria. En cuanto a los accesorios, contará con su propia base para conectarla a una pantalla externa, el mismo lápiz digital de Surface Pro 3 por 49€ (USD$53) y sus teclados más pequeños en formato pero con el mismo tamaño de teclas por 129€ (USD$140), lo cual es uno de los mayores puntos en su contra.