México y la tarea del espectro radioeléctrico

México y la tarea del espectro radioeléctrico

Se anticipan licitaciones comerciales de espectro radioeléctrico en 2015 y 2016

En América Latina, las redes inalámbricas se han convertido en un factor relevante para la conectividad de la región. Aunque no sustituyen directamente a los accesos fijos cableados, un teléfono inteligente con acceso a Internet móvil representa en algunos casos un método de acceso más viable.

Esto parte de la evolución de las redes cableadas en la región como explica en este artículo el investigador y académico Gustavo Fontanals, así como aspectos económicos y tecnológicos como la viabilidad económica de estas redes en áreas urbanas, la necesidad de equipos computacionales y el mismo crecimiento de la penetración de la telefonía móvil en la región.

Pero para sustentar esta expansión inalámbrica, la disponibilidad de espectro radioeléctrico se vuelve un elemento clave, sobre todo porque las líneas y los teléfonos móviles no implican sólo el servicio de voz, sino el consumo de datos a través de aplicaciones y contenidos en línea.

Al ver a México en el espejo de la región se tiene que está lejos de líderes regionales en asignación de espectro con sus 240 MHz dedicados a servicios móviles. Por ejemplo, Brasil licenció más del doble de esta cantidad y Chile sobrepasa los 450 MHz. Por otro lado, Colombia, Argentina y Perú han subastado recientemente espectro, mientras que en México la última licitación ocurrió hace prácticamente un lustro.

Por esto se vuelve importante el programa de asignación de trabajo sobre el espectro radioeléctrico del regulador, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) que contempla licitar capacidad y llevar a cabo procesos de consulta sobre ciertas bandas. De manera paralela corre el proyecto para aprovechar la banda de 700 MHz a través de un esquema público-privado.

Espectro 2015-2016

En el 2010 el gobierno mexicano asignó espectro a los operadores comerciales a través de dos procesos, la Licitación 20 y la Licitación 21. La segunda asignó espectro en la banda 1.7/2.1, un total de 60 MHz a nivel nacional entre Telcel, Movistar y Nextel.

Para el 2015, el IFT originalmente había anunciado la intención de licitar 60 MHz de espectro en 1.7/2.1 GHz, pero esta semana se publicó en el Diario Oficial de la Federación la modificación al programa para intentar colocar 80 MHz.

Respecto a este cambio el director para América Latina y el Caribe de 4G Americas, José Otero, ha comentado que el IFT tomó en cuenta cambios en el entorno de esta banda, pues Estados Unidos y Canadá recientemente subastaron más capacidad en estas frecuencias. En un comunicado, explica que la explotación comercial de estos segmentos podría ocurrir en el corto plazo.

Se debe felicitar al IFT por tomar en consideración cambios recientes como asignación en Estados Unidos y Canadá de varios sub-segmentos de la banda AWS que anteriormente no contaban con terminales pero que, por la necesidad de explotarse comercialmente, deberían comenzar a contar con equipos en el corto plazo”

Actualmente tres operadores tienen concesionado espectro en 1.7/2.1 GHz en México:  Telcel, Movistar y Nextel, cuya adquisición por AT&T está sujeta a la aprobación final del IFT.

Aunque el IFT ponga a disposición del mercado 80 MHz, no implica necesariamente que vayan a ser asignados automáticamente, pues depende del interés de los operadores, los topes de espectro para el concurso, el nivel de la contraprestación por las concesiones, la segmentación de los bloques y las obligaciones previstas para los ganadores.

En cuanto a la banda de 2.5 GHz, el IFT ha iniciado una consulta pública la propuesta de segmentación de la banda adoptando el esquema C1 del que el organismo destaca aspectos como la armonización y adopción por redes en diferentes partes del mundo, disponibilidad de dispositivos, entre otros.  Aunque se espera que haya asignaciones de espectro en esta banda en el 2016, debe recordarse que hay un proceso pendiente con los concesionarios actuales de estas frecuencias.

En septiembre del 2013 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes acordó con una nueve operadores de televisión de paga –incluyendo a MVS- que éstas retuvieran 60 MHz de espectro en 2.5 GHz siempre y cando ofrecieran servicio de conexión a Internet y migren hacia la concesión única. Por lo tanto, el proceso de asignación de la banda no es el único elemento a considerar para el uso de estas frecuencias para servicios móviles, sino la posibilidad de que los concesionarios actuales cumplan con el requisito para mantener sus licencias.

De esta manera, en el corto plazo se observa que se aprovechará el espectro disponible en la banda 1.7/2.1 GHz y en el mediano plazo el de 2.5 GHz, que ya se ha asignado en países como Colombia, Brasil, Chile y Venezuela. El primer proceso dependerá del interés de los operadores en esta banda, pero también de la forma de la subasta. El segundo está apenas en su proceso de consulta, y en el mediano plazo se tendrá que definir qué sucederá con los concesionarios que deben transitar al modelo de concesión única. A largo plazo, el uso de la banda de 700 MHz depende del desarrollo del proyecto de la red compartida mayorista que aprovechará 90 MHz de esta banda y se desarrollará en un esquema público-privado.

El potencial de estas asignaciones en México es de 360 MHz, pero como se observa, tomará tiempo adjudicarlos. Entre tanto, existen procesos paralelos en otras bandas como 850 MHz, en donde el IFT en el 2015 asignará espectro para uso social de manera que operadores bajo esquemas comúnmente de cooperativas puedan ofrecer servicios básicos de telefonía móvil en zonas no servidas por los operadores comerciales. También se prevé un análisis de la situación de la banda PCS para organizar y hacer eficiente su tenencia.

La comparación con otros países de la región no debe ser usada para pintar un cuadro pesimista, sino para tomar en cuenta las experiencias de cada caso y hacer que los procesos enfocados a la asignación de espectro en México se nutran de este aprendizaje que otros países latinoamericanos han generado a través de sus proyectos de manejo de espectro.