Legisladores de EE.UU. proponen proyecto de ley para terminar con el programa de la NSA

Legisladores de EE.UU. proponen proyecto de ley para terminar con el programa de la NSA

El martes pasado un grupo bipartidista presentó el proyecto que bloquea el registro de llamadas telefónicas a millones de estadounidenses.

La gigantesca máquina de vigilancia que ha estado construyendo el gobierno de los Estados Unidos a través de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) podría tener los días contados. Esto, porque un comité bipartidista presentó al Congreso de dicho país un proyecto de ley que prohíbe a la NSA la recogida de millones de llamados telefónicos dentro y fuera del país sin razón, práctica que fue divulgada hace casi 2 años por Edward Snowden.

El fin de este proyecto de ley es que la NSA pueda detectar conspiraciones terroristas sin la necesidad de infringir el derecho a la privacidad de millones de estadounidenses, a través de la eliminación de la Sección 215.

Al respecto, The Washington Post señala que el año pasado se trató de legislar un proyecto similar sin resultados. Éste, proponía disminuir los poderes de la NSA por medio de un proyecto de ley conocido como USA Freedom Act 2014 que era impulsado principalmente por demócratas. Pero ahora tanto demócratas como algunos republicanos parecen estar de acuerdo en que las prácticas de la NSA no deben mantenerse.

La NSA ha realizado registros de llamados luego de los ataques del 11 de Septiembre de 2001 para interrumpir cualquier tipo de operación terrorista. Sin embargo, al darse a conocer esta medida en junio de 2013, la reacción fue violenta desde distintos ángulos e incluso afectando a algunas relaciones internacionales con países como Brasil.

“Si se aprueba nuestro proyecto de ley será la reforma más significativa para las autoridades de monitoreo desde la USA Patriot Act que fue aprobada hace 14 años” dijo el senador Patrick Leahy.

Tanto Leahy como el senador Mike Lee, son copatrocinadores de la Ley de Libertad de Estados Unidos, que busca justamente amparar los derechos y la privacidad de los ciudadanos, pero claramente el camino no será fácil teniendo a una parte de los republicanos induciendo el miedo sobre una posible expansión de grupos terroristas islámicos.