La batería del Galaxy S6 Edge está adherida a la pantalla

La batería del Galaxy S6 Edge está adherida a la pantalla

Ésta y más encontraron los expertos de iFixit cuando desarmaron el dispositivo.

Esta vez parece que Samsung se ha complicando las cosas, pues aunque el Galaxy S6 Edge con pantalla curva fue el dispositivo más reconocido por la audiencia, una cuestión muy importante a considerar al comprar un smartphone de estas características y un precio elevado, es la posibilidad de repararlo, porque la garantía no es para siempre.

Para sacarnos de dudas, los expertos de iFixit se encargaron de desarmar al dispositivo, tal como hicieron con el Galaxy S5, y se toparon con varias cosas, algunas de ellas muy desagradables.

Por fuera, el Galaxy S6 Edge luce muy elegante, con su pantalla de bordes curvos y una carcasa de aluminio, pero en su interior aguarda mucho pegamento, el problema de todo smartphone sellado.

Tan sólo para encontrar la batería, es necesario remover la cubierta posterior, para luego encontrarse con la placa base, la cual también se debe quitar para poder sacar la batería. Hasta aquí no hay nada impresionante, hasta que intentas retirarla, ya que se encuentra pegada a la pantalla del dispositivo. Algo muy similar podemos encontrarlo en otros dispositivos, como el iPhone, de Apple, aunque pegada a la carcasa de aluminio.

Otro detalle que se encontró en el Galaxy S6 Edge fue que el puerto microUSB es 2.0, mientras que el Galaxy S5 tenía un puerto microUSB 3.0, pero habrían regresado a una versión anterior para ahorrar espacio físico.

Para matar la curiosidad, los chicos se dieron a la tarea de separar el panel de la pantalla, pero surgió un problema. El asunto es que Samsung utiliza una técnica diferente para implementar un panel curvo en la pantalla del dispositivo, por lo que resulta más complicado separarlos. Y si pensabas que estábamos muy lejos de un smartphone plegable, el panel de contacto es totalmente flexible.

El puntaje que le dio iFixit a la reparación de un Galaxy S6 Edge fue 3 de 10, cinco puntos menos respecto al Galaxy S5. Los máximo inconvenientes fueron mucho pegamento y que la batería estuviera pegada a la pantalla del dispositivo, mientras que algunos de sus componentes son modulares y ahora es más fácil retirar la batería.