Fiscal de EE.UU. dice que iOS y Android ayudan a los terroristas

Fiscal de EE.UU. dice que iOS y Android ayudan a los terroristas

Las nuevas medidas de cifrado desarrolladas para Android y iOS los convertirían en los "dispositivo de comunicación preferido por los terroristas".

En un episodio más de la paranoia ante el cifrado y “la amenaza potencial” del terrorismo, Cyrus Vance Jr., el Fiscal del Distrito de Manhattan, en Estados Unidos, emitió una serie de declaraciones alarmistas sobre las cualidades de iOS y Android en materia de cifrado, afirmando que en razón de su grado de seguridad y privacidad ambas plataformas, particularmente la de Apple, podrían convertirse en aliados perfectos para los grupos terroristas.

La dramáticas declaraciones las hizo el Fiscal durante la emisión del programa radiofónico The Cats Roundtable (La Mesa Redonda de los Gatos) por la estación WNYM en el 970 de AM, según reporta el New York Post. En dicho programa Vance Jr. arremetió contra Google y Apple, quienes en sus más recientes versiones de sistemas operativos móviles se han enfocado particularmente en el cifrado de información, volviendo “más difícil” la labor de violar la privacidad de los usuarios, lo que representaría un riesgo potencial para la seguridad del país:

Apple ha creado un teléfono al que no se puede acceder por parte de las autoridades, ni siquiera en los casos en los que un juez haya autorizado revisar su contenido. Este va a ser el dispositivo de comunicación preferido por los terroristas.

Cyrus Vance, Jr., en su papel de político, más allá de su cargo público, tiene un amplio historial de oposición ante cualquier medida de encriptación, ensañándose particularmente con Apple, considerando sus medidas de seguridad y actualizaciones de software como “unilaterales”.

La realidad es que el Fiscal no es el único interesado en romper estas brechas, hay antecedentes de que el propio FBI tendría intenciones en el mismo terreno, eso sin contar todo el escándalo ya conocido con la NSA.

Es materia delicada, particularmente por la percepción desproporcionada de las autoridades que supuestamente protegen a sus ciudadanos.