El regreso de la modularidad

El regreso de la modularidad

Aunque la integración ha favorecido la reducción de tamaño de nuestros dispositivos, la modularidad marca su vuelta.

El tema de la modularidad en las computadoras es algo que ha generado debate. Hace un par de años, cuando supimos que Apple bloqueaba esta opción al integrar directamente todos los componentes en la motherboard (primero MacBook Air, después MacBook Pro Retina y ahora Mac Mini) más de uno agitó el puño vigorosamente. Ahora todos aplauden la miniaturización de estos componentes en el MacBook de 12”, gracias, sobre todo, a los resultados obtenidos.

¿Qué ganamos a cambio de esta libertad de personalizar nuestros gadgets? Teóricamente, obtenemos lo mejor que las compañías nos pueden dar y que nos entregan un producto listo para usar, solo hace falta encenderlo. Pero sabemos que en realidad no es así. Por ejemplo: una mejora de un componente en una MacBook nos cuesta una fortuna, algo que quizá podríamos hacer nosotros mismos a mitad de precio.

La modularidad tiene sus ventajas y tenemos a la comunidad de PC modding como muestra. No necesitamos ir muy lejos: ¿recuerdan esas baterías de larga duración para algunos modelos de portátiles?

Parece que algunas marcas se han dado cuenta de las ventajas de los productos modulares: pueden generar una base fiel de usuarios que seguirán comprando módulos para sus equipos y agradecerán que sus inversiones no quedarán obsoletas en un par de años.

Project Christine

A principios de 2014, Razer nos mostró su idea de una PC de alto rendimiento modular con Project Christine, un equipo que consiste en un rack central al que se le conectan módulos, nada que no se pueda hacer con tiempo y paciencia, aunque la facilidad para intercambiar un componente, si ignoramos el costo de los productos Razer, parece ser su punto más fuerte.

Project Ara

El proyecto de un teléfono modular por parte de Google que, inicialmente conocimos como Phoneblocks, consiste en una placa central a la que se le conectan módulos (o blocks, en este caso) y permite crear un teléfono que se adapta completamente a las necesidades del usuario.

Project Ara será materializado este año en Puerto Rico en el primer piloto. El proyecto apostará  por la completa personalización del equipo (desde los módulos hasta la apariencia de estos) y por crear un micro mercado para el intercambio y reventa de módulos, controlado directamente por Google. Imaginen no tener que desembolsar $800 USD por un nuevo teléfono cada año y  solo reemplazar los módulos necesarios, por ejemplo: pagar solo $25 USD para dotar a su actual teléfono de un puerto USB C o poder cambiarle la batería sin necesidad de apagarlo. Esto traería beneficios económicos y ecológicos importantes.

AIAIAI TMA-2 Modular Headphones

Hace un par de semanas, la marca danesa AIAIAI nos sorprendió positivamente con sus audífonos modulares TMA-2, que a simple vista pudieran parecer un upgrade de los TMA-1, pero realmente es todo un sistema que te permite diseñar los audífonos perfectos para tus necesidades.

[vimeo]https://vimeo.com/125035210[/vimeo]

Desde su sitio puedes configurar cada componente: diadema, bocinas, almohadillas y cable, mientras ves en tiempo real las características técnicas y el precio. Como en modelos anteriores, cuentan con ediciones pre-configuradas de los TMA-2 de la mano de artistas como Young Guru, la cual cuenta con cables color rojo. Al vender cada componente por separado te permite crear configuraciones para situaciones específicas como viajes largos o simples días de oficina, por el mismo precio. Sin duda, es algo que le hacía falta al mercado de audífonos.

Lo sé, configurar un gadget no es para todos, pero ofrece atractivas ventajas para los que gustan de un dispositivo a la medida y a los que esperan beneficios a largo plazo.

Ustedes, ¿cuáles creen que son las ventajas de un dispositivo modular? ¿Les interesa algo de la lista?