Un horno de microondas interfirió con un radiotelescopio

Un horno de microondas interfirió con un radiotelescopio

No son los aliens, son los hornos.

Un peritón es una señal de radio que dura milisegundos, con un origen terrestre  y características similares a las de una señal del espacio profundo que ha atravesado plasma. Durante años estas señales habían sido detectadas por el Radio Telescopio Parkes, desde donde se detectaron dos señales de origen misterioso hace algunos meses. Hasta el momento nadie podía explicar porque los peritones sólo aparecían de día y en horas laborales. Hubo mucha especulación pero la respuesta fue extremadamente simple: Hornos de microondas.

Los pulsos de radio detectados son extremadamente cortos pero extremadamente intensos, haciéndolos candidatos interesantes para ser el snapchat de un extraterrestre aburrido en otra galaxia. Pero, en realidad, no es así. Su origen se puede rastrear hasta la cocina del observatorio. Emily Petroff instaló un monitor de interferencia de radio y  confirmó que los peritones era creados por un horno de microondas (y de paso publicó un artículo en arXiv al respecto).

Después de un evento triple de peritones en enero se identificó la frecuencia como la de un horno de microondas,y  se determinó que los pulsos provenían de un lugar cercano dado que aparecían en diferentes campos de visión y no en un sólo punto. Ese día en enero fue particularmente ocupado para el microondas de la oficina, al parecer.

Lo que sucede es muy simple: Alguien quiere una pizza congelada para desayunar, o un burrito, y es necesario calentarlo en el microondas. Pero el sujeto tiene demasiada hambre y no puede esperar a que el contador llegue a cero y avise que su comida está lista. Abre la puerta antes de tiempo y el magnetrón aún no se ha apagado. ¡Boom! peritón.

EL asunto es que FRB 010724, uno de los pulsos misteriosos, no es causado por los microondas, lo cual, según Petroff, lo convierte en “un excelente candidato para ser un pulso transitorio extragaláctico”.