Probamos Tidal, el servicio de música de streaming de Jay-Z [FW Opinión]

Probamos Tidal, el servicio de música de streaming de Jay-Z [FW Opinión]

Probamos el servicio que se relanza de la mano de artistas como Jay-Z o Beyonce, Taylor Swift, Daft Punk o Deadmau5.

Tenía pocas expectativas con Tidal, el nuevo servicio de música adquirido por Jay-Z y amigos, pero tras probarla por unas horas… ¿por qué, Jay-Z?

Empecemos por lo más básico, el producto en sí. Tidal te da dos formas de suscripción: una normal por USD$9,99 al mes que permite acceder a su catálogo de música y vídeos en una calidad estándar, pero pagando USD$19,99 al mes puedes acceder al mismo catálogo, solo que las canciones se emitirán en formato de alta calidad.

No tengo unos buenos auriculares Hi-Fi, tampoco tengo un equipo de audio especial como para reproducir audio en alta calidad, por lo que finalmente elegí suscribirme al servicio normal.

Lo que me encontré es una mala copia de Spotify por todos lados, tanto en el diseño como en funciones.

Tidal tiene una pobre selección de géneros y listas de reproducción que te permiten escuchar música elegida supuestamente por artistas como deadmau5, Jack White o Jay-Z. El valor de una lista de reproducción creada por un famoso artista para mi no vale nada, seguramente para sus fans puede ser interesante. Pero Spotify ha conseguido generar muchísima atención en esas listas generadas por ellos mismos para toda clase de situaciones.

El problema es que las listas de famosos y sus contenidos exclusivos son el único argumento de Tidal, el resto parece una versión de Spotify peor diseñada.

Dudo que exista un verdadero mercado para personas que busquen un servicio de música en streaming de alta calidad; de existir, me parece que quieren poder tener el archivo almacenado en su reproductor o disco duro para poder manipularlo a su gusto. Tidal no responde al tipo de servicio que alguien usaría cuando se preocupa más por la calidad del audio que por el contenido.

¿Qué es de verdad Tidal?

No creo que el relanzamiento de Tidal bajo el nombre de varios artistas conocidos tenga nada que ver con la música. En realidad, este parece más un movimiento empresarial, puramente económico, que un movimiento de unos artistas que buscan un mejor servicio donde poner su música.

Dejando de lado completamente los gustos musicales y las opiniones personales de los artistas que representan el lanzamiento de Tidal, el producto parece muerto en nacimiento. Existe un problema de base y es que Tidal no ofrece nada relevante a los usuarios, menos a los que están dispuestos a pagar por escuchar música.

El catálogo de Spotify es de unos 30 millones de canciones, con 15 millones de suscriptores pagando USD$9,99 por un gran catálogo, funciones sociales y aplicaciones en todo tipo de plataformas. Tidal tenía hasta finales de 2014 medio millón de suscriptores dado a que solo era relativamente popular en países nórdicos.

El problema no está en los 15 millones de usuarios de pago de Spotify, si no en los 45 millones que usan Spotify sin pagar y que escuchan los anuncios entre canciones, esa es la gran base de usuarios que requiere un servicio de música en streaming.

El valor de la música en Internet es casi nulo. Difícil realidad a la que se enfrentan los artistas, pero el valor de una canción es nulo frente al servicio. Si Spotify ha logrado estar donde está es por ser los primeros en ofrecer un servicio que engloba facilidad de acceso y un precio razonable por casi toda la música que puedas pensar. Tidal en cambio, parece replanteado simplemente para poner nervioso a sus rivales.

Tidal tiene aplicación móvil, para iOS y para Android. Lo cierto es que la aplicación móvil tiene mejor pinta que su versión web. No existe mucha diferencia con la mayoría de aplicaciones de este tipo, pero permite crear listas de reproducción y agregarlas a la lista de reproducción offline, lo que es importante para poder escuchar música sin cortes y sin consumo de datos en exteriores.

¿Para qué es Tidal?

Para escuchar a Taylor Swift. Poco más.

Si pagas por un servicio como Spotify no te recomiendo que pagues por Tidal, por ahora no hay mucho que haga pasarte a esta plataforma de música. Seguramente veremos una evolución importante durante los próximos meses, el servicio ganará más usuarios y acabarán por llegar las exclusividades a Tidal de los artistas más importantes involucrados. Quizá ahí es cuando pongan en un aprieto a Spotify. Por ahora no hay una verdadera razón por la que pasarse.