Los juegos exclusivos ya no importan [NB Opinión]

Los juegos exclusivos ya no importan [NB Opinión]

Mientras el público siga prefiriendo las remasterizaciones y las marcas consagradas, los exclusivos seguirán en un segundo plano.

Conversaba hace unos días con un amigo personal que el panorama de juegos exclusivos de este año no se ve demasiado esperanzador. Hoy se estrenó Bloodborne y a juzgar por las reacciones de la gente y la crítica se trata de uno de los mejores juegos que tiene la PS4 a día de hoy.

Sin embargo, hacia adelante no hay mucho más. El gran peso pesado de PS4 -Uncharted 4- se fue hasta 2016. Microsoft tiene un par de cartas bajo la manga que se ven seguras como Forza Motorsport 5 y Halo 5: Guardians; fuera de eso, poco más hay.

Lo que nos lleva al tema de las remasterizaciones.

Las remasterizaciones existen porque hay un mercado que las acepta y un público que las está comprando. No se si en masa, pero si siguen saliendo es porque venden lo suficiente como para ser rentables. Sí, a muchos la remasterización de God of War III nos puede parecer un sinsentido, pero la decisión de lanzarlo no se toma en dos días.

¿Qué está pasando exactamente? Que al grueso del público, los exclusivos -causantes de guerras de internet, trincheras y fanboys– le importan prácticamente nada.

PlayStation 4 es la consola más vendida de la generación y con toda seguridad así lo será hasta que aterrice PlayStation 5. No solo eso, también es la máquina que más rápido se ha vendido en la historia de PlayStation. Y sin juegos exclusivos por los que la gente se pelee la consola y con remasterizaciónes por montón, pero con un catálogo generoso en general.

Porque es necesario dejar en claro que “catálogo” como tal no le falta ni a PS4 ni a Xbox One. El cierre del año pasado fue muy generoso en cuanto a oferta y variedad, con juegos para todos los gustos. Y nótese que Xbox One estuvo algo más fuerte en los juegos marca Microsoft, gracias a Sunset Overdrive y Forza Horizon 2 que en PS4 no tuvieron competencia directa.

Aún así, PlayStation 4 terminó arriba en los números gracias a los juegos de siempre. Grand Theft Auto V lo vendió todo, FIFA 15 lo vendió todo, Call of Duty lo vendió todo.

¿Las exclusivas? A la luz de los números, al gran público le dan igual. Y ese gran público es el que define las prioridades a día de hoy, nos guste o no. Categórico ejemplo es la gente que se compra Wii U solo por los juegos de Nintendo: minoría absoluta.

Ojalá que a Bloodborne le vaya bien en ventas.