Evernote anuncia su app para Apple Watch

Evernote anuncia su app para Apple Watch

La app de Evernote para Apple Watch deja abiertos dos escenarios: o revolucionará el uso de los relojes inteligentes o integrará una serie de funcionales irrelevantes para su finalidad máxima.

Sin perder un segundo los chicos de Evernote han confirmado ya el próximo lanzamiento de su app oficial para el Apple Watch, uniéndose con ello a la avalancha de anuncios detonados hoy a raíz del aplastante keynote de Apple, en donde dejó en claro que su reloj inteligente viene con todo para intentar robarse el mercado, en una lucha muy nivelada contra la competencia.

El anuncio de app de Evernote para el Apple Watch se hizo a través del blog oficial de la compañía, provocando una serie de reacciones encontradas, en razón de que la propuesta es muy ambiciosa y parece dejar lugar sólo para dos clases de escenarios: o esta aplicación revolucionará el uso de los relojes inteligentes o integrará una serie de funcionales irrelevantes para la finalidad máxima de Evernote.

La compañía se encuentra convencida de que el Apple Watch revolucionará nuestro modo de uso de los accesorios vestibles, y que por lo tanto las apps que se diseñen para ellos no pueden ser únicamente una versión reducida en miniatura de su original, sino que deben ir un paso más allá, ofreciendo nuevas variables en su operación.

Es por ello que la apuesta con Evernote se enfocaría en complementarse con la nativa de dispositivos móviles, integrando funciones de dictado de notas, búsquedas en línea para guardar contenidos de lectura futura, gestión de listas de pendientes, así como la integración de recordatorios y la capacidad de continuar en nuestro smartphone la lectura iniciada en el Apple Watch.

No existe una fecha exacta ni oficial para el lanzamiento de esta app, pero al menos han liberado un par de montajes donde muestran a grandes rasgos su interfaz.

Al final la sensación que queda es que las principales firmas del ramo apuestan fuerte por el Apple Watch, pero no existe ninguna certeza sobre la revolución que prometieron hoy, una incertidumbre que curiosamente nunca se sintió cuando anunciaron el primer iPhone.