Mexicanos prefieren buen servicio de internet móvil que de voz

Mexicanos prefieren buen servicio de internet móvil que de voz

Los servicios de voz son cosa del pasado para los mexicanos y su prioridad es el internet móvil, así señala la más reciente investigación del Ericsson ConsumerLab.

Afrontémoslo, tanto en México como América Latina la tendencia actual y virtualmente irreversible del mercado es el uso de dispositivos inteligentes para explotarlos al máximo a través de su capacidad de conexión de internet móvil, de modo que un nuevo estudio de Ericsson arroja cifras que ya todos sospechábamos: a estas alturas los usuarios prefieren un buen servicio de conexión móvil por encima de uno de voz. Pero eso no significa que lo tengan.

El consumidor mexicano de servicios móviles le da ya mayor prioridad a los servicios de dato relegando a un segundo plano la telefonía móvil, así lo señala el reporte Libertad de ubicación, elaborado por el ConsumerLab de Ericsson, donde los servicios denominados Over the Top (OTT) como WhatsApp, Facebook,Skype y Twitter, han remplazado ya a la telefonía móvil tradicional, convirtiéndose en los más demandados por los usuarios del país.

La investigación arroja que el 75% de las personas con internet móvil en México utiliza ya estas aplicaciones como sustitutos de los modelos antiguos, una tasa que supera por mucho al 25% en el resto de América Latina, donde la conexión a través de smartphones no ha logrado las mismas proporciones.

(C) Cromo

Diana Moya, directora del ConsumerLab para Latinoamérica de Ericsson, en entrevista con el diario El Economista, revelando que para el 61% de los usuarios mexicanos la calidad en los servicios de internet móvil son más importantes y prioritarios que la calidad en los servicios de voz.

Con 32 millones de usuarios de WhatsApp, 51 millones de Facebook y casí 12 millones en Twitter México no goza de las mejores condiciones en la calidad de los servicios de conexión móvil. Las redes 4G LTE se extienden a un ritmo considerable pero su estabilidad es casi tan intermitente como la irregular red 3G que cubre al país.

Se vuelve necesaria la regulación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) en este territorio, más que en la autorización y gestión para la entrada de nuevas operadoras, colgándose de una infraestructura que es a todas luces insuficiente.