Copiloto del avión de Germanwings no debió trabajar el día del siniestro

Copiloto del avión de Germanwings no debió trabajar el día del siniestro

Encuentran en su residencia documentación médica que firmaba la baja para el pasado 24 de marzo.

Las noticias en torno al vuelo GW9525 de Germanwings estrellado en los Alpes franceses con ruta de Barcelona a Düsseldorf siguen apareciendo, en mayor medida sobre el principal responsable Andreas Lubitz, copiloto del avión. Luego de saber que la aeronave fue estrellada deliberadamente por este sujeto, las recientes investigaciones revelan que Lubitz no debió trabajar el día que decidió acabar con su vida y con la de 149 personas.

De acuerdo con The Guardian, investigadores encontraron una documentación médica hecha pedazos que daba por firmada la baja del copiloto para el día del siniestro. Desde hace tiempo que Lubitz estaba ocultando su situación médica a sus compañeros de trabajo y superiores. Según información que ha sido confirmada, el sujeto asistió el pasado 10 de marzo al Hospital Universitario de Düsseldorf para un diagnóstico médico, pero no se dieron a conocer los resultados, por la ley alemana que prohibe revelar información confidencial de los pacientes.

Nadie sabía sobre su condición, años después que decidiera darse de baja por motivos personales y su experiencia de vuelo fuera de tan sólo 630 horas, acumuladas en la escuela de vuelo de Lufthansa. Fue en 2009 cuando interrumpió sus clases de vuelo por razones desconocidas. El diario alemán Bild aseguró que durante 18 meses estuvo bajo tratamiento psiquiátrico, ya que fue considerado como “no apto para volar,” forzándolo a retomar las clases de vuelo, luego de ser diagnosticado con un episodio depresivo severo.

Dicha información no puede ser confirmada de momento, pero la culpa está recayendo en Germanwings, aún cuando Lubitz pasó las pruebas psicológicas y físicas para asegurarse que su padecimiento había quedado en el pasado. De acuerdo con el Dr. Hans-Werner Teichmüller, quien trabaja junto a otros médicos en la investigación, aseguró que una persona como Andreas Lubitz “podría ser lo suficientemente hábil para pasar como una persona bien estructurada,” psicológicamente hablando.

Imagen obtenida de Facebook

La razón por la cual el copiloto del vuelo GW9525 habría recaído en la depresión podría deberse a una ruptura con su novia, luego de 7 años de relación, como apuntan algunas fuentes cercanas al diario alemán. Esto, acumulado con la baja laboral, serían suficientes motivos para que Lubitz aprovechara la salida de su compañero de la cabina para tomar el control total de la aeronave. De momento esto no ha sido confirmado por las autoridades ni por la compañía de vuelos.

Las investigaciones continuarán hasta conocerse cada uno de los detalles del siniestro con exactitud. Mientras tanto, las autoridades se encuentran buscando los restos de las víctimas para proceder a su identificación. Las líneas aéreas alemanas han implementado un nuevo protocolo de seguridad que consiste en que, tanto el copiloto como el piloto, deben permanecer en todo momento en la cabina. A decir verdad, en la cabina caben hasta 3 personas, por lo que situar a sólo dos no es suficiente, de acuerdo con algunos expertos.

Todas las pertenencias del copiloto fueron obtenidas de la casa de sus padres, acompañados de información proporcionada por Lufthansa, para ser llevado a los investigadores franceses en busca de cualquier indicio que pudiera llevarlos a nuevas pistas sobre la razón que llevó a Lubitz a acabar con su vida, aunque todo apunta a que fue una decisión deliberada.