Ocho formas en que los videojuegos pueden ser más amigables con el género femenino

Ocho formas en que los videojuegos pueden ser más amigables con el género femenino

Anita Sarkeesian aboga por sencillos pero significativos cambios en la representación de las mujeres en los videojuegos.

En una charla dada en New York en la New York University, la crítica Anita Sarkeesian propuso ocho formas en que los videojuegos pueden ser más amigables para el público femenino (vía Kotaku).

La lista en general da vueltas sobre la diversificación de las opciones femeninas dentro de los juegos; ya sea en la representación de mujeres como enemigos como los diferentes tipos de mujeres a la hora de personalizar un personaje.

Para Sarkeesian, “corregir estos problemas es muy sencillo”:

  1. Evitar el principio de Pitufina, no teniendo solo una mujer en un extenso elenco.
  2. Que la ropa interior y los encajes no sean armadura. Que las mujeres no estén vestidas como objeto sexual.
  3. Que los personajes femeninos tengan variados tipos de cuerpo.
  4. No enfatizar en exceso las características femeninas de un personaje, no más que lo que se haría con un personaje masculino.
  5. Incluir más personajes femeninos de diferentes razas.
  6. Que las animaciones de los personajes femeninos las hagan moverse como mujeres normales.
  7. Que las voces de los personajes femeninos en sufrimiento suenen como “dolor” y no “orgasmos”.
  8. Que las mujeres antagonistas o enemigas no estén sexualizadas.

Tomando en cuenta la lista que propone Sarkeesian, personalmente pienso que más desarrolladores deberían seguir el camino de Borderlands (en The Pre-Sequel el elenco es bien diverso en cuanto a género) o Uncharted (con excepción de un personaje, las mujeres de los juegos de Naughty Dog tienen un look bastante “promedio”).

Como siempre, la discusión queda abierta.