Científicos mexicanos descubren principios de Alzheimer en la piel

Científicos mexicanos descubren principios de Alzheimer en la piel

Existen proteínas presentes en la piel y el cerebro al desarrollar algunas enfermedades neurodegenerativas, una simple biopsia podría detectar Alzheimer o Parkinson.

Un grupo de investigadores originarios de México ha logrado un importante avance en el estudio de la detección oportuna de Alzheimer, Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas, con el desarrollo de una prueba que analiza la piel para encontrar indicios de estos padecimientos. Como un interesante ejemplo de “pensar afuera de la caja“, la investigación, generada al interior del Hospital Central de San Luis Potosí, consiste en una simple biopsia de la piel, con la cual se descubren niveles anormales de proteínas siempre presentes en estos casos.

Los pormenores de este proyecto serán revelados completamente en abril, en el marco de la reunión anual de la American Academy of Neurology, aunque ya es posible acceder a un adelanto de esta investigación mediante la cual nos podemos dar una idea concreta del gran potencial de este descubrimiento.

De acuerdo con lo señalado en el proyecto, reportado por TIME y todavía en vías de corroboración de datos para su publicación final, existe un grupo de proteínas poco comunes en el organismo, la alfa-sinucleína y la Tau, que se acumulan en el cerebro, al igual que en la piel, dando como resultado enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer o Parkinson.

Proteínas paralelas

(CC) Pablo / Flickr

La investigación, dirigida por el médico Ildefonso Rodríguez-Leyva del Hospital Central y el doctor Ignacio Morones Prieto de la Universidad de San Luis Potosí, parte de un principio relativamente sensato: durante el periodo embrionario el cerebro y la piel comparten el mismo tejido, de manera que la presencia de estas proteínas, comúnmente elevadas en el cerebro también se verían reflejadas en la dermis, por lo cual al detectarla ahí podría indicar también la presencia de estos padecimientos.

Las pruebas ejecutadas durante el proyecto consistieron en la toma de una biopsia de piel al tejido detrás de la oreja, en una muestra compuesta por 20 pacientes con Alzheimer, 16 con Parkinson y 17 con demencia, comparando los resultados con un grupo de 12 sujetos sin ningún padecimiento neurodegenerativo. Los resultados y paralelismos encontrados fueron relativamente contundentes.

En casos de Alzheimer, la proteína Tau se encontró elevada en un promedio de 7 u 8 veces por encima de lo normal, guardando una desproporción similar en el caso de la alfa-sinucleína con la enfermedad de Parkinson, provocando en ambos escenarios una severa interrupción de las funciones de los nervios en los pacientes y bloqueando la generación de células nerviosas vitales para el funcionamiento óptimo del sujeto. Esto representaría un claro indicio de correlación.

Hace falta efectuar más pruebas que corroboren estos resultados, sin embargo, podríamos estar ante un avance importante en el entendimiento de estos padecimientos.