Gobierno chino reforzará medidas para exigir a usuarios sus nombres reales

Gobierno chino reforzará medidas para exigir a usuarios sus nombres reales

También exigirá moderación de los contenidos para que estos no afecten los intereses del Estado.

El gobierno chino anunció ayer una nueva política que exige a los usuarios que se registren con sus nombres reales en sitios web y aplicaciones de cualquier tipo, según publica The Wall Street Journal. La medida afectaría a blogs, servicios de mensajería instantánea, microblogs, entre varios otros, con el fin de mantener un control sobre lo que las personas publican en estas páginas.

Dentro de las nuevas exigencias, se incluye el respeto hacia el socialismo y el sistema de gobierno, prohibición de la publicación de contenidos que afecten los intereses de la nación, e incluso el bloqueo instantáneo ante nombres de usuario engañosos como “Putin” u “Obama”, o aquellos que inciten o hagan mención a la pornografía, limitando así la libertad de los consumidores chinos, los cuales alcanzan una cifra importante de uso de la red, según publicó ayer el Centro de Información de Redes de Internet (CNNIC).

Estas medidas, las cuales iniciarán a regir desde el 1 de marzo, fueron tomadas a partir de los dichos del ministro de educación chino, Yuan Guiren, quien a fines de enero declaró estar observando una filtración de ideas de Occidente en las universidades chinas, además de su exigencia a los artistas a hacer obras más patrióticas.

Si bien la medida de “una cuenta por persona” será exigida a los servicios de Internet de forma obligatoria, los analistas y las mismas empresas afectadas ya comienzan a prever los eventuales daños que esta ley hará en servicios como QQ o Weibo, en donde las cuentas “zombie” ―o duplicadas― abundan y forman una parte importante de dichas redes sociales. A lo anterior también hay que agregar que la exigencia provocará inevitablemente una baja en el tráfico de visitas de todos los sitios a los que perjudique esta decisión, además de los altos costos monetarios asociados, lo cual no hace más que confirmar un futuro bastante negro para las empresas, los usuarios y la libertad de estos.