Curiosity aprende nueva técnica para taladrar

Curiosity aprende nueva técnica para taladrar

Está diseñada especialmente para evitar romper las muestras de la superficie marciana.

Uno de los principales trabajos del Curiosity es taladrar la superficie marciana para encontrar muestras de diferentes materiales. Pero había un problema: el aparato suele ser demasiado optimista y generalmente termina rompiendo las piedras que intenta estudiar. Esto es especialmente importante cuando se trata de obtener muestras que puedan contener compuestos orgánicos frágiles.

La solución a esto es un nuevo algoritmo que comienza con el poder mínimo necesario y, lentamente, aumenta la velocidad sólo cuando no hay progreso. Los resultados han sido positivos: Curiosity ha logrado taladrar en la piedra sin mayor problema. Hay que acotar que la piedra sobre la cual se efectuó la prueba era bastante frágil.

Según John Michael Morookian, del Jet Propulsion Lab en California “el taladro del Curiosity es, básicamente, un cincel y un martillo” y la primera implementación del nuevo algoritmo, denominado “taladro de baja percusión” permite jugar con mayor precisión usando los seis diferentes niveles de poder en el rover.

La primera prueba duró aproximadamente 20 minutos y empleó los primeros dos niveles de energía del taladro, con lo que creó un agujero de 6.5 centímetros de profundidad y recolectó nueva evidencia para entender si los cristales que se han formado en la superficie de Marte tienen que ver con la sal de un hipotético lago seco o son resultado de otras sustancias.