[metroimage ids=”38-178115,38-178117,38-178119,38-178120,38-178123,38-178125,38-178127,38-178130″ imagesize=”large”]

Cities XXL [NB Labs]

Una ciudad muy fácil de manejar.

Plataformas: PC (Steam)
Desarrollador: Focus Home Interactive
Distribuidor: Focus Home Interactive
Precio: USD $40

“Okey, SimCity tiene ciudades muy pequeñas. Tiene que haber alguna alternativa”, habrá dicho más de alguien por ahí. Y lo cierto es que alternativas para la gestión de ciudades hay y de varios tipos.

Cities XXL no es exactamente la mejor alternativa.

El juego es una nueva versión de Cities XL Platinum, que a su vez es una nueva versión de una nueva versión de un juego que originalmente se lanzó originalmente en 2010. Y como su nombre bien lo dice, en Cities XL se pueden construir ciudades muy grandes.

El asunto es que eso de “construir” es cierto, pero lo de “gestionar” ya es más nebuloso. Y la gracia de los simuladores de ciudades siempre ha estado en lo minucioso de su sistema de gestiones.

Cities XXL no lo es tanto. De hecho, es un poco escuálido en opciones. No porque le falten, precisamente; ahí están todas las esperables a la hora de ir trazando el plano por el terreno, a la hora de ir ajustando las zonas y vigilando el presupuesto municipal para evitar los números rojos.

Repollo City desde el aire

El asunto es que muchas situaciones que se van dando con el paso de las horas y las semanas (virtuales) no tienen realmente impacto en la gestión de la ciudad. Cada cierto tiempo, el juego va lanzando mensajes de que “hay muchos trabajadores cesantes”, o que “las tiendas tienen problemas para vender sus mercaderías”.

Mientras me sucedía esto, el presupuesto de mi Repollo City seguía creciendo gracias a que la industria tecnológica, las oficinas y las granjas generan buen dinero.

Solo en una ocasión vi números rojos en el juego y eso fue durante la primera hora, cuando todavía no captaba completamente la forma de funcionar de ciertas cosas. Por ejemplo, en una ciudad de 15.000 habitantes lo lógico es que exista al menos un centro médico pequeño. Pero ese centro médico probó: primero, no ser necesario a esas alturas y segundo, generar un alto gasto municipal.

La solución fue eliminar el centro médico y problema arreglado. De hecho, no fue hasta acercarme a los 20.000 habitantes cuando recién apareció una advertencia de “instala un hospital”.

Esta situación descrita habla un poco de lo que es Cities XXL como juego en general; más que un “simulador de alcalde” es un “pon calles y casas y simplemente haz que entre dinero”. Mientras ello ocurre, todos los problemas asociados a tráfico, salud, cesantía y similares no son muy penalizados ni nada por el estilo.

Luego, los habitantes de la ciudad tampoco mejoran su situación porque la economía vaya creciendo o algo por el estilo. Los habitantes de clase media siempre serán de clase media, lo mismo los de clase alta o de elite. En el peor de los casos, abandonarán sus casas y se irán de la ciudad. En ese sentido, el juego es siempre bastante estático.

En el fondo, Cities XXL es la comodidad de poner estructuras por aquí y por allá, pero no preocuparse demasido por su gestión. Sí es posible ir al detalle y a la minucia y estar pendiente de todo lo necesario para un funcionamiento perfecto de la urbe, aunque eso está lejos de ser una exigencia.

¿Cuánto habrán demorado en diseñar el menú?

Hay también otras cosas algo negativas sobre el juego, especialmente para quienes vienen de los anteriores Cities. En la teoría, hay algunas mejoras técnicas que harían que el juego corriera de mejor forma en equipos poderosos -se agregó soporte para procesadores multinúcleo-; en la práctica, luego de un rato de juego el framerate empieza a bajar paulatinamente.

La mayor tara de Cities XXL no está en su propuesta exactamente. No todos los simuladores de alcalde tienen por qué ser iguales o apuntar a lo mismo. El problema de este juego es que al final del día, se siente demasiado liviano. Ser el alcalde de esta ciuda es demasiado simple, tan simple como crear trabajos, atraer trabajadores y luego contar el dinero. Todo con unos pocos clicks.

Y si a lo anterior se le suma su flojo diseño visual -interfaces incluídas-, su irregular rendimiento y su lanzamiento como juego nuevo que en realidad tiene pocas novedades, la recomendación se hace muy difícil.

¿Qué significa esto?

Este artículo fue realizado con una copia del juego proporcionada por el distribuidor.