Acusan a las SmartTV de Samsung de recolectar datos sin autorización de sus dueños

Acusan a las SmartTV de Samsung de recolectar datos sin autorización de sus dueños

Este incidente recuerda a lo sucedido con Kinect de Microsoft, dispositivo que también fue acusado de recolectar datos sin autorización.

La empresa coreana Samsung parece tener problemas con sus televisores inteligentes, ya que durante los últimos días la línea SmartTV ha estado en la palestra por una supuesta vulneración a la privacidad de sus consumidores. Resulta que dichos dispositivos son capaces de reconocer comandos de voz, lo cual ayuda bastante a la hora de guiar al aparato a transitar por nuestros contenidos favoritos, sin embargo, el manual de uso del televisor posee una advertencia que provocó la ira de sus clientes, según indica hoy The Guardian.

Por favor, ten cuidado si mencionas palabras que incluyan información personal o sensible, ya que ésta se encontrará entre los datos capturados y transmitidos a colaboradores externos durante el uso del reconocimiento de voz.

Luego de que el enojo de sus consumidores se hiciera sentir en Internet, Samsung salió a calmar y aclarar dicha situación, para lo cual argumentó que dicha información sólo es recolectada cuando el reconocimiento de voz se encuentra activado, lo que es durante un lapso corto de tiempo. Además, esta función es fácilmente identificable puesto que aparece un icono de un micrófono en la pantalla, y es ahí donde los datos de audio son recolectados y no en otro momento.

“Samsung toma la privacidad del consumidor muy en serio y nuestros productos están diseñados pensando en la privacidad. Empleamos prácticas de seguridad estándar de la industria, incluido el cifrado de datos, para asegurar la información personal de los consumidores y evitar la recolección o uso no autorizado”, dice la compañía en un comunicado de prensa.

También debemos agregar que dicha característica es manejable por el usuario, quien puede activar o desactivar el reconocimiento de voz cuando éste lo estime necesario, por lo que no debiera haber mayores problemas respecto a este punto en particular, para tranquilidad de quienes aluden a la novela distópica de George Orwell, 1984, donde se menciona que “Cualquier sonido que hiciera Winston superior a un susurro era captado por el aparato”.