Nintendo, el adaptador de corriente y la nueva consola sin juego [NB Opinión]

Nintendo, el adaptador de corriente y la nueva consola sin juego [NB Opinión]

Las novedades de Nintendo y la nueva 3DS han quedado empañadas por decisiones algo cuestionables.

En cierta manera, había expectativa positiva por la llegada de la nueva 3DS a América. Mal que mal, se trata de un pequeño (no generacional en ningún caso) salto en el hardware que incluye características que para muchos debían estar incluídas en la consola original. Aunque esa es otra historia.

Pero ese no es el problema, ni de lejos. Las novedades de la 3DS la hacen un producto atractivo para todos los que no han tenido alguna o bien para los que siguen con el modelo original: el segundo stick incluído de fábrica, las mejoras en el 3D que ahora no se “emborrona” al mover la cabeza, mayor potencia que se traduce en una experiencia más fluída, soporte para NFC, etcétera.

Todo lo anterior es lo que está bien.

Pero luego, llega Nintendo of America y toma decisiones que nadie entiende:

  • ¿Por qué la consola se vende sin adaptador de corriente? ¿Acaso en Nintendo asumen que todos los potenciales compradores de la New 3DS ya tienen una 3DS antigua? ¿Qué tal incluir un mísero cable que se pueda conectar a un USB?
  • ¿Por qué solo se venderá el modelo “XL” y no el normal? Así las cosas, en el futuro las únicas 3DS a la venta serán la 2DS y la New 3DS XL. Ninguna de las dos portátiles son exactamente “portátiles” y hay gente que por diversos motivos prefiere el tamaño original. Para ellos, la opción es el modelo antiguo, aún cuando seguramente no lo traen porque el interés en general por ese modelo no es tan alto.
  • Nintendo lanzará una versión especial con adornos de Majora’s Mask, que saldrá a la venta el mismo día del juego ¡Hurra! Excepto que ese bundle, en América, no vendrá con el juego. De hecho, en América esa consola en particular vendrá: a) sin cargador y b) sin juego. ¿En Europa? El juego vendrá pre-cargado en la memoria de la consola.

Seguramente entre las gerencias de Nintendo tendrán sus motivos para haber llegado a estas conclusiones. A fin de cuentas, uno no sabe lo que pasa en sus reuniones de negocios con Japón/Europa/tiendas/etcétera y solo puede especular. Sin embargo, la imagen que se le da al público también es importante y aún cuando las razones de la compañía estén súper justificadas, de cara a la galería todo esto es casi ridículo.

Espero el día en que las consolas de sobremesa vengan sin controles o sin cables. Es cierto, los adaptadores de corriente no son tan caros y se puede comprar uno sin quedar bancarrota, pero ese mismo principio corre para Nintendo.