La adopción de iOS 8 está al 68%, Lollipop desaparecida

La adopción de iOS 8 está al 68%, Lollipop desaparecida

Ni tener más actualizaciones es lo mejor, ni tener pocas es lo peor.

Es algo curioso, pero la adopción de versiones de sistemas operativos es algo tan fácil de interpretar, que empieza a perder su sentido. Es decir, si una versión concreta de un sistema operativo no es muy usada, se la califica de fracaso, pero cuando una es instalada en la mayoría de los terminales, es un éxito. No es así.

Dos noticias relevantes esta semana sobre adopción de usuarios a nuevas versiones de sistemas operativos. La primera, iOS 8 ya está en el 68% de los dispositivos. La otra es que Android 5.0 Lollipop aun no está representada en las estadísticas oficiales de Android por su bajo uso.

Bajo estos datos podríamos pensar claramente que iOS 8 ha sido un rotundo éxito y Lollipop un fracaso. No.

Estos son los matices que tendemos a olvidar de estas mediciones. Los números de instalaciones tan solo representan como se distribuye una nueva versión de software, en el caso de Apple -que creo es la más correcta- al tener alrededor de una decena de dispositivos se puede permitir el lujo de lanzar actualizaciones en un solo día para todos ellos.

Tener la mayor cuota de actualizaciones tampoco es perfecto, no olvidemos los horribles problemas de software que Apple ha tenido con iOS 8. Y este es un problema exclusivo de Apple, no de los usuarios. Si Apple no tuviese un nivel tan alto de actualizaciones, el problema hubiese sido menor y se hubiese podido controlar.

Distribución de iOS y Android en Enero 2015. Fuente: Apple, Google.

En el caso de Android, la disparidad de dispositivos, configuraciones de hardware y limitaciones son tantas, que las nuevas versiones de Android nunca llegan a representar algo significativo hasta que grandes vendedores actualizan sus equipos. Y así es como Google planteó Android, es única y exclusivamente su culpa.

Pero rectificar es de sabios, por eso la gama Nexus y los Android One son actualizados directamente desde Google, no desde fabricantes o desde operadoras.

Android 5.0 “Lollipop” no se muestra en las métricas de Google porque no representan ni el 0,1% de los dispositivos. Segunda conclusión, los Nexus son una rareza en el ecosistema Android. Tan solo los Nexus 5, Nexus 7 y el reciente Nexus 6 actualizaron rápidamente a Lollipop.

LG lanzó hace unas semanas su actualización para LG G3. Samsung planea lanzar sus actualizaciones en el primer trimestre del año. Sony confirma que sus actualizaciones llegan en febrero.

Solo son tres ejemplos de fabricantes que actualizan sus gamas alta, ¿qué pasa con los millones de terminales de gama media y baja? Como es habitual, a los fabricantes no les importa. Y la culpa de ello es exclusiva de los fabricantes, no de Google, no de operadoras.

¿Es importante que todos nuestros smartphones y tablets tengan la última versión oficial? Para muchos usuarios no es importante, existe ese “elefante en la habitación” llamado Jelly Bean que se resiste a morir, pero que es una de las versiones más usadas en Android, de la misma forma que existe mucha gente aun bajo iOS 7 para el nivel de iPhones vendidos.