La revista satírica Charlie Hebdo sufre atentado en París

La revista satírica Charlie Hebdo sufre atentado en París

La publicación, reconocida por su crítica social y religiosa, sufrió un tiroteo este miércoles contra sus oficinas en París; el resultado fue al menos 12 muertos y 8 heridos.

Las oficinas de la revista francesa Charlie Hebdo, reconocida por su humor satírico y políticamente incorrecto, han sido atacadas en un tiroteo este miércoles 7 de enero. Según CNN, el atentado dejó 12 muertos y 8 heridos, entre miembros del medio y policías, y ha sido calificado como un ataque terrorista por parte del presidente de Francia, Francois Hollande.

El suceso despertó la consternación mundial, ya que se trata de un acto contra la libertad de expresión. Mediante las etiquetas #CharlieHebdo y #JeSuisCharlie, los usuarios de redes sociales han condenado enérgicamente el acontecimiento. En YouTube circula un video grabado por un testigo del tiroteo, momentos antes de que los perpetradores escapen.

Advertimos que es un contenido visual que puede herir la sensibilidad de algunos lectores.

Charlie Hebdo es una revista de sátira política y social, fundada en 1969 y con circulación ininterrumpida desde 1992. Es reconocida un humor crítico contra la política y la religión. En 2011, las oficinas de la revista ya habían sido atacadas por una edición en la que se nombró a Mahoma como “editor en jefe”. En 2012, otra publicación de Mahoma –esta vez, retratado desnudo– causó que el gobierno francés cerrara escuelas y embajadas por temor a un ataque.

En una entrevista hecha por la mexicana Gisela Pérez de Acha en 2013, el editor Stephane Charbonnier (Charb, al frente de la publicación desde 2012 y acaecido en el tiroteo de este miércoles), comentó que “hemos llegado a un punto de la sociedad donde la expresión, provoca.”

Nosotros no sabemos qué va a provocar. Sobre el islam hemos aprendido lo que provocaba sobre la marcha. La provocación viene de otros, para mí no se trata de decir “podemos reírnos de todo, salvo de lo que nos ofende”. Hay que reírse de lo que nos ofende también. No es una agresión, simplemente intentamos analizar las cosas desde un punto de vista diferente.

En ese mismo texto, el caricaturista Renald Luzier (Luz) habló sobre el papel de la risa en la crítica social:

El objetivo no es hacer enojar a las personas o instituciones a las que criticamos, sino hacer reír al lector. Nosotros criticamos por medio de la risa. Desde el momento en que alguien puede morir de risa y carcajearse de algo, significa que puede ver las cosas desde un punto de vista distinto. Hay que usar todo lo posible para dibujar y vaciar de significado figuras que tienen un exceso del mismo. La risa es una catarsis. Y no es algo tonto, pueden dar hasta ganas de salir a la calle a manifestarse. Por ejemplo, al hacer reír a un católico de su propia iglesia.

Con los musulmanes es todo otro tema. Es como si fuera imposible tanto la crítica como la autocrítica. Es como si nos dice la institución “¡¡atentan contra la dignidad de los musulmanes!!”, ¿pero quiénes son ellos para decirle a su propia gente que no se puede reír y que no tiene derecho?. Eso me parece un atentado mayor

No hay palabras para resumir el profundo dolor y pena que representa este atentado. Quizá la mejor manera sea por medio de la imagen –como ha hecho Charlie Hebdo en estos últimos años– con este homenaje que ha hecho un caricaturista de la revista New Yorker, en referencia a la edición “Responsable”, publicada en 2012:

© The New Yorker