Trenes holandeses experimentan limpiar rieles con rayos láser

Trenes holandeses experimentan limpiar rieles con rayos láser

Las hojas de los árboles afectan la tracción de las ruedas en vías férreas de ferrocarriles, lo que minimiza la eficacia de los trenes para acelerar y desacelerar.

Cada otoño, las hojas que caen de los árboles se convierten en un grave problema para las vías férreas de los servicios de ferrocarriles de alta velocidad de Europa, lo que afecta la tracción de las ruedas y reduce su contacto entre éstas y los rieles, aspecto que también perjudica el sistema que previene los choques de trenes. Por ejemplo, en el Reino Unido se calcula que las hojas en los rieles causaron retrasos en los pasajeros que en total sumaron 4.5 millones de horas.

El mes pasado, el servicio ferroviario de los Países Bajos comenzó a llevar a cabo diversas pruebas para destruir las hojas en los rieles mediante el uso de láseres montados justo frente a las ruedas y apuntando a los rieles, que vaporizarían los residuos a medida que pasa el tren, además de secar su humedad, lo que  impide la acumulación de más hojas. Esto aumentaría la tracción de los trenes permitiendo acelerar y frenar más rápidamente.

La idea de usar rayos láser sobre otras soluciones más convencionales, como emplear chorros de agua o elementos químicos (como por ejemplo uno que es una mezcla de gel con arena, conocido como Sandita), es que la tecnología láser no necesita reabastecerse del material que dispersa sobre las vías. Además, tampoco dañan los rieles ni debilitan el sustrato como sí lo hacen los chorros de agua.

Sin embargo, de momento el gran problema pendiente en el que trabajan los encargados de probar esta tecnología es el mismo que cuando se propuso por primera vez usar rayos láser para limpiar los rieles en 1999: las vibraciones del tren provocan que los rayos láser no siempre impacten sobre los rieles. El sistema, por ejemplo, detiene brevemente el láser cuando las vibraciones hacen que no impacte al riel.