Trata a tu huella digital como a tu contraseña

Trata a tu huella digital como a tu contraseña

En un futuro, este medio de identificación cobrará mayor auge y será preciso emplearlo con cuidado.

Durante el 31C3, el evento de CCC en Alemania, hackers demostraron que es posible obtener una huella dactilar viable sólo con tomar como referencia algunas fotografías de la mano de una persona. Es decir, bastan algunas imágenes de resolución decente para conseguir un duplicado de una huella dactilar y usarla en algún sitio que requiera este medio como identificación.

Entonces, quizá sea fácil sacar un duplicado para, por ejemplo, saltarse la verificación de identidad de Touch ID de los iPhone o la de los Samsung Galaxy S5 si funcionase a la primera. ¿Qué quiere decir esto? Que tu huella dactilar es tan valiosa como tu contraseña. Y en un futuro lo será más. Posiblemente esto parezca un cliché de seguridad; el uso de huellas dactilares es algo nada novedoso en sistemas biométricos de identificación

Por otro lado, la prueba de los hackers fue con la ministra de defensa alemana Ursula von der Leyen; la identidad de un personaje destacado de cualquier gobierno es de cuidado al usarse con dispositivos seguros y si una persona de este tamaño emplea, por ejemplo, un iPhone 5S o un iPhone 6, la terminal no es segura tan sólo con su huella.

Tu huella es tu identidad

Algo que deberías tener en mente es que en la actualidad las huellas dactilares también sirven para desbloquear puertas, dispositivos―como smartphones o portátiles para profesionales―o para registrar tu visita en ciertos países. No obstante, dentro de poco seremos testigos de nuevos usos.

Los nuevos iPhone y el Galaxy S5 han demostrado que la huella digital se emplea para algo más que desbloquear un smartphone; también se usa para hacer pagos: Apple con Apple Pay y Samsung con la integración de PayPal. En el caso de Apple, el uso de Touch ID va más allá; ya hay aplicaciones como 1password que aprovecha la huella para acceder a la bóveda de contraseñas. Incluso Google Drive usa Touch ID.

Cada vez más aplicaciones requerirán una huella y en las siguientes versiones de Android 5.0 se integrará una API para que desarrolladores también hagan lo mismo en Android con más facilidad.

Así pues, tu huella se convertirá en tu contraseña, no tengas ninguna duda de ello, por lo que debes protegerla como lo que es: parte de tu identidad.

No es que desde ahora debas tener cuidado con qué haces, qué tocas o cómo te fotografían. No seas paranoico. A no ser que tengas un cargo importante o tengas entre manos datos de importancia para otra persona, no debería ser un problema que publiques en Internet una copia exacta de ella.

El problema llega cuando resulta que eres una de esas personas que posee información sensible en sus equipos. Entonces es imperativo que trates a tu huella como una contraseña si es tu único sistema de verificación.

Por ahora, usar una huella digital sólo minimiza la pesada tarea de escribir largas contraseñas (que deberías aprender cómo elegir). Está de más decir que si tienes datos de vital importancia, no los almacenes en dispositivos que no puedes configurar con hasta dos sistemas de verificación (huella y contraseña, por ejemplo).

Quizá lleguemos a un punto en el futuro donde necesitemos ser cuidadosos con lo que tocamos para no dejar huellas parciales o enteras en objetos. Mientras llega esa utópico momento, trata tu próximo sistema de identificación como lo que es: algo privado.