Nuestros juegos del año, parte II

Nuestros juegos del año, parte II

El staff de Niubie y sus títulos favoritos.

Conocidos ya los ganadores de los Niubie Aguards 2014 que fueron elegidos por ustedes, ¿coincidirá el staff de Niubie con esas elecciones? Respondiendo a esa pregunta, presentamos lo que nosotros creemos son los mejores del año. Primero fue Javier Flores con su top 3 (más un extra), ahora es el turno de Raúl Estrada.

Donkey Kong Country Tropical Freeze

Pocas cosas negativas se pueden “resaltar” de este juego. Tal vez que Retro se haya mantenido en su zona de confort respecto al anterior DKC (Returns, en Wii), o que ahora haya menos mundos a recorrer. Para mi nada de eso es un problema, sino al contrario: a Tropical Freeze lo veo como uno de los mejores Donkey Kong Country y eso ya es mucho decir.

Quizás mucho tenga que ver en esto el regreso de David Wise y sus melodías que ambientan de forma perfecta la(s) isla(s). O tal vez el diseño de los niveles, bien difíciles muchos pero nada que con práctica no se pueda dominar. Donkey Kong Country Tropical Freeze tiene la gracia de no solo apelar a la nostalgia, sino de hacerlo bien en lo que realmente importa: una experiencia plataformera de las de alta calidad.

Middle-Earth: Shadow of Mordor

No se que más agregar que no se haya dicho antes sobre Shadow of Mordor. La mezcla entre acción, un pequeño toque aventurero y el mundo de Tolkien le cae como anillo al dedo (nunca mejor dicho) a una franquicia que en los videojuegos, fuera de los títulos de LEGO, no ha tenido tanto protagonismo.

Más importante aún, me gustaría resaltar que Monolith cumplió todas las expectativas y no se quedó corto en ninguna. El Nemesis System es tal y como se prometió, diversidad incluída. No todos los grandes AAA del año pueden decir que estuvieron a la altura de sus propias promesas.

South Park: The Stick of Truth

Obsidian y sus RPG nunca decepcionan. Y si a lo anterior se le suma la franquicia South Park con sus propios creadores como consultores/escritores, entonces la fórmula tiene altas probabilidades de éxito. The Stick of Truth es un capítulo de South Park de 12 horas convertido en un juego de video.

Lo interesante es el formato, algo alejado de los RPG de acción más modernos con batallas en tiempo real. The Stick of Truth apeló al esquema basado en turnos y aún así el juego es lo suficientemente ágil como para no aburrir ni estirar el chicle más de lo adecuado. Encima de todo, un mundo de referencias a la serie, un pueblo montañoso lleno de lugares de interés y hasta una red social para ir gestionando los amigos, el equipamiento y etcétera. Alto juego The Stick of Truth.

Mención especial: The Crew

Con The Crew he podido cumplir, al menos de forma virtual, algo que me gustaría realizar en la vida real: subir a un auto y recorrer Estados Unidos de costa a costa. Tal vez The Crew no sea un gran juego (y de hecho, en el segmento de carreras hay varios mejores) pero la representación del mapa y la exploración que este permite le dan un encanto especial, del tipo “se odia pero igual se ama, aunque sea un poquito”.