Review iPhone 6 Plus [W Labs]

Review iPhone 6 Plus [W Labs]

Apple entra de lleno en el mundo de los phablets

Como usuario de Apple, pensar en un iPhone más grande que mi 4s era algo imposible. Una idea fuera del horizonte que estaba en contra de todos los principios de diseño impuestos por Jobs y Jony Ive. Un día después del anuncio del iPhone 5 decidí darle la espalda a Apple y pedí un Nexus 4 a la tienda de Google.

Esa fue la mejor decisión que tomé en 2012 porque me hizo entender que 4.7 pulgadas es lo menos que puedo pedir para gozar de una experiencia placentera en mi teléfono. También aprendí que Android y yo no podemos convivir (al menos no antes de Material Design) y tuve que regresar a un iPhone 5s.

Lo anterior viene a colación porque yo fui de los pocos que no se sintió ofendidos cuando Apple decidió lanzar un teléfono con una pantalla monstruosa. Cuando tuve oportunidad de elegir entre el iPhone 6 y iPhone 6 Plus para reseñar, tomé la segunda opción. A un mes de usarlo todos los días puedo decir que no me arrepiento de la elección y que es posible que no regrese jamás a una pantalla de menor tamaño.

tl;dr  No se dobla, la batería es un monstruo y la cámara es mejor que la del iPhone 6.

Diseño.

El iPhone 6 Plus se mantiene en la misma línea que el iPhone 6: bordes redondeados, cuerpo de aluminio anodizado que le da un acabado atractivo y dos líneas horizontales que no tienen razón de ser. Si vienes de un iPhone 5 el cambio es significativo a la hora de tomar el teléfono, primero porque nos hemos acostumbrado a un diseño cuadrado con bordes biselados.

Los bordes redondeados han generado discusión entre varios de mis amigos. Por un lado están quienes defienden el diseño anterior y aseguran que los nuevos iPhone parecen salidos de una fábrica coreana. En lo personal creo que con un borde geométrico es incómodo sujetar un teléfono superior a las 5 pulgadas.

 

Lo único a resaltar es que el teléfono tiende a resbalarse con facilidad; en menor medida que el iPhone 5s pero si tienes manos de mantequilla bien vale la pena invertir en una funda o carcasa. Ojo que si optas por este camino toma en cuenta que agregar una funda aumenta el tamaño y puede ser incómodo traerlo en la bolsa de pantalón, sobre todo si son jeans ajustados.

Durante tres semanas lo usé sin funda y no tuve una sola caída, tampoco me sentí incómodo por tenerlo en la bolsa o subir escaleras. Una semana estuvo con funda de silicón (la oficial de Apple) y el cambio fue radical. Luego de un día la dejé de lado porque la funda genera demasiada fricción a la hora de guardar el teléfono en la bolsa.

Con el nuevo borde vienen cambios en los botones, el diseño circular en los de volumen cambió. Al igual que el botón de bloqueo/encendido ahora el diseño es discreto y alargado. Honestamente no me gustan, pero son cómodos y funcionales. Después de 30 días usando Spotify valoras que el botón para subir o bajar volumen sea grande, sobre todo en un teléfono de 5.5 pulgadas.

El hecho que el botón de bloqueo/encendido se encuentre en la parte lateral también se agradece. El tamaño de pantalla invita a que bloquees el teléfono con el pulgar y no con el índice. Es cuestión de acostumbrarte y en dos o tres días lo tendrás dominado.

Al igual que con el iPhone 6, el detalle del lente de la cámara que sobresale es evidente, aunque no hace que el iPhone baile en la mesa. No me llega a molestar tanto como el Lumia 1020, tampoco me quita el sueño como a Manu Contreras pero eso tiene un motivo. Antes de ver el lente me fijo en dos lineas horizontales que crean dos bloques de separación en la parte trasera.

Apple dejó de lado los dos bloques negros que tenía el iPhone 5s y estas líneas simulan esos bordes. A mi juicio hacen que el diseño del 6 Plus parezca el de un HTC y se ven simplemente espantosas. El borde no cumple ninguna función, por ejemplo no evitan que el teléfono resbale. Ojalá que desaparezcan en la próxima versión.

Pantalla

Creo que hay tres razones de peso para darse un iPhone 6 Plus, una de ellas es la pantalla. Con 5.5 pulgadas y una resolución de 1920 x 1080 pixeles no tendrás problemas en tener una experiencia web y multimedia agradable. El diseño de la curvatura y el modo como se integra al cuerpo de aluminio es notable.

Sumada a la resolución y tamaño, otra diferencia evidente en la pantalla es la densidad de pixeles: 401 puntos por pulgada. El brillo, el estándar sRGB y las prestaciones del panel IPS que aseguran que el contenido se vea bien desde cualquier ángulo se mantienen en los dos modelos de teléfono.

El contraste y manejo de color se vuelven notorios cuando visualizamos imágenes. El iPhone 6 Plus está pensado para los amantes de la fotografía y video. Tener una pantalla de gran tamaño con colores bien definidos es algo que cumple sin problemas este modelo.

Con una pantalla grande vienen cambios, algunos radicales que dependen de la orientación del teléfono. Primero cuando lo tienes en modo horizontal tu dashboard cambiará mostrando los íconos como tablet y ubicando las apps inferiores en una barra lateral derecha. El detalle es bonito aunque no altera el número total de iconos. El máximo permitido es de 28 por pantalla, no importando la orientación del teléfono.

En las aplicaciones el cambio es más notorio. Por ejemplo Mail mostrará una interfaz similar a la que utilizas en Mac o el iPad dividiendo la pantalla en dos: un tercio para la lista de correos recibidos y el espacio restante para visualizar cada uno de ellos. Lo mismo pasa con los Mensajes, Recordatorios, Notas y otras aplicaciones similares.

La App Store tiene más espacio para mostrar las listas o descripción de aplicaciones. Maps para navegar en los mapas (doh!) y la app de Clima para mostrar el pronóstico detallado de la semana acompañada de datos extra como la humedad, probabilidad de lluvia, etc.

Estos cambios solo se ven en las aplicaciones de Apple. Desconozco si están disponibles para otros desarrolladores y en caso de que asi sea, será interesante ver el modo como le sacan provecho al cambio de pantalla.

Lo único que no me gusta al girar el teléfono es el teclado cambia a una versión más completa. Hay teclas para copiar, pegar y accesos directos a los símbolos más utilizados. El problema es que las teclas se hacen más pequeñas y cuesta trabajo escribir sin equivocarte. Pensé que era cuestión de acostumbrarme pero en 30 días no he tenido éxito y prefiero redactar en modo vertical o hacer uso de un teclado de terceros.

Otro detalle que es atribuible a los desarrolladores es que todavía algunas aplicaciones no están optimizadas para el tamaño de pantalla. Con el iPhone 6 tal vez es menos molesto, pero en el 6 Plus la tipografía es gigante y la experiencia no es óptima. Durante el mes que lo usé se han actualizado casi todas las más populares, pero todavía faltan algunas.

Por último hay una opción para controlar el teléfono con el pulgar y consiste dar dos golpeteos (taps) al botón de Home. Esto hará que las apps que están ubicadas en las tres filas superiores se desplacen hacia abajo y sea sencillo abrirlas con el pulgar.  Es un detalle curioso para los que están acostumbrados a una pantalla pequeña y está disponible en iPhone 6 y iPhone 6 Plus.

Rendimiento

El iPhone 6 Plus tiene un chip A8 y al igual que el iPhone 6 eso significa que puede correr los juegos más demandantes sin sufrir ralentizaciones. Para ponerlo a prueba instalé juegos como Real Racing, Modern Combat 5, Asphalt 8 o las versiones más recientes de FIFA y Madden. En todos la experiencia de juego es fluida gracias a que están optimizados para Metal.

En el caso de benchmarks el más demandante es Epic Zen Garden, que ejecuta un motor gráfico de consolas de sobremesa en móviles. Salvo ligeros saltos de cuadros, Zen Garden se ejecuta de manera perfecta en el iPhone 6 Plus. De aquí podemos partir para abajo con otras aplicaciones de productividad (iWork) o juegos casuales que no requieren tanto poder de procesamiento.

El rendimiento del iPhone 6 Plus es idéntico al iPhone 6.

Batería

El gran problema de los teléfonos de Apple siempre ha sido la batería y su pobre duración. Uno pensaría que con una pantalla de 5.5 pulgadas las cosas serían iguales, sin embargo no es así. La batería del iPhone 6 Plus puede durar más de un día dependiendo de cómo lo uses, y esa es la segunda razón de peso para adquirirlo.

Realicé pruebas en dos escenarios comunes. Primero el uso laboral en el que tenemos el teléfono con el Bluetooth prendido, conectado la mitad del día al Wi-Fi y el resto con 4G/Wi-Fi. Este escenario contempla revisar redes sociales, páginas web y usar sistemas de mensajería por la mañana. Sesiones cortas de juego al medio día y  GPS con dirección para encontrar restaurantes a la hora de la comida. Stream de Spotify, redes sociales y más sesiones de juego por la tarde noche.

Con este escenario cerré el día con 35% de batería y lo conecté hasta las 12PM del día siguiente. Si sirve de comparación, con un iPhone 5s necesito conectar mi teléfono a las 4PM del mismo día.

El segundo escenario es un fin de semana de resaca donde el único plan es quedarte en tu cama revisando Twitter, Facebook y viendo películas en Netflix. Aquí no dejé de usar el teléfono dos terceras partes del día, la mayor parte del tiempo jugando y viendo videos de YouTube. Antes de que dieran las 11:30 PM el teléfono me mandó la advertencia del 20% de batería.

Cámara

Cuando pregunté a varios amigos si se actualizarían a un iPhone 6 o 6 Plus la respuesta fue casi unánime “No lo sé, la pantalla es muy grande pero la cámara me tienta”. A diferencia del iPhone 6, el iPhone 6 Plus cuenta con un estabilizador óptico de imagen que es perfecto para aquellos con manos temblorosas.

En fotografía la experiencia es casi igual al iPhone 6. La cámara siempre ha sido un punto fuerte de Apple y con el 6 Plus hay avances considerables. En tomas exteriores con buena iluminación, la cámara se desempeña de modo impecable. Los colores, el balance de blancos y contraste me dejan satisfecho. En los macros el estabilizador de imagen ofrece fotos con mayor nitidez. La diferencia con el iPhone 5s no es tan radical ya que ambos lentes cuentan con apertura f/2.2.

Las fotosnocturnas o con poca luz siempre son el punto flojo de las cámaras de los celulares y con el iPhone 6 Plus no hay gran cambio. Si, es mucho mejor que el iPhone 5s y en atardeceres puedes obtener degradados increíbles, pero al caer el sol el ruido se dispara.

Nota: Las imágenes se subieron a resolución original, puedes descargarlas y ver su calidad final.

Cuando grabas videos y realizas un paneo la diferencia es muy evidente, comparándolo con el iPhone 6. En mi caso tengo pésimo pulso y en los últimos años he dependido del Steadicam Smoothee para ocultarlo. La cámara del iPhone 6 Plus me ha dado un poco de confianza para grabar sin depender de accesorios extra.

A continuación algunos ejemplos en modo normal, 120fps y 240 fps.



En conclusión, la cámara del 6 Plus me ha gustado más de lo que imaginé. La experiencia de fotografía o video no es solo disparar sino también editar los archivos y aquí el tamaño de pantalla juega un papel importante.

En mi caso encuentro muy cómodo utilizar el iPhone 6 Plus para mi trabajo o vacaciones. He cargado menos mi DSLR y mi espalda lo ha agradecido, sin embargo no estoy listo para dejarla de lado. Si bien Apple ha reducido la brecha entre las DSLR y el iPhone de un modo considerable, todavía estamos lejos para ponerlas a competir.

¿Me conviene actualizar?

Si te encanta tomar fotos o videos con el teléfono o tienes pensado entrar a la moda de los phablets, el iPhone 6 Plus es la mejor opción. En mi caso la pantalla, batería y cámara han sido razones de peso para dejar de lado el iPhone 6.

Como usuario de iPhone 5s el cambio es radical y acostumbrarme a una pantalla gigante me tomó más de una semana. El diseño es diferente a lo que nos brindó Apple en los últimos cuatro años. El borde redondeado es cómodo para una pantalla de 5.5 pulgadas, pero sigo echando de menos el diseño geométrico con bordes biselados.

Para aquellos que usan pantalones ajustados: el iPhone 6 Plus puede ser incómodo, más si le colocas una funda de silicón ya que a veces es un problema meterlo a la bolsa de los jeans. Otra prueba más que el phablet y el hipster no van de la mano.

Honestamente nunca pensé que usaría un phablet como teléfono del día a día. Ahora siento que va a ser muy difícil regresar a un teléfono con pantalla inferior a 5 pulgadas.