¿Es mejor apreciar el arte en silencio?

¿Es mejor apreciar el arte en silencio?

Un estudio científico demuestra que es mejor hablar mientras se observa que observar y callar.

Todos tenemos un amigo fanático del arte, esa persona que nos puede hablar durante horas sobre el cuadro que tenemos frente a nosotros en la galería y seguro más de uno de nosotros le ha dicho que se calle –porque preferimos disfrutar el arte en silencio o, simplemente, porque no estamos de humor para recibir una bomba de información–.  Eso ha llevado a una guerra entre los que apoyan el silencio en las galerías y los que apoyan el habla.

Sin embargo, el método científico ha ayudado a responder la pregunta que titula nuestra nota y la respuesta no es lo que podría parecer: resulta que percibimos más detalles de las pinturas cuando estamos hablando. A un grupo de control se le colocó un colocó un casco con una cámara y se le permitió observar una pintura durante diferentes periodos (entre 5 y 15 minutos), además de una serie de preguntas.


El resultado fue una especie de mapa donde se visualiza el recorrido de los ojos a lo largo de la imagen. Durante los periodos en que alguien hablaba resultó que los observadores se enfocaban en áreas más pequeñas, y al final cubrían más que las que miraban cuando todos estaban en silencio.

Este es, entonces, uno de los pocos ejemplos donde ejecutar más de una tarea a la vez puede ser de beneficio para todos los involucrados.