Coreanos desarrollan piel artificial para que pacientes puedan "sentir"

Coreanos desarrollan piel artificial para que pacientes puedan "sentir"

Un nuevo polímero contribuye a que amputados tengan sensaciones y midan la temperatura.

Tratar de devolver el tacto a pacientes que han sufrido amputaciones es algo que parece de ciencia ficción, pero es exactamente lo que un grupo de científicos coreanos intenta llevar a cabo: creó una piel artificial que podría recubrir las prótesis que, conectadas al sistema nervioso, nos llevarían un paso más cerca de las manos biónicas del Imperio Contraataca.

El material se estira como la piel humana, y puede medir la presión y la humedad. Su nombre es PDMS (polydimethysolxane) y se trata de un polímero que incluye una serie de nanolistones que generan una corriente eléctrica cada vez que se estiran o se contraen, con lo que crea una serie de instrucciones que el paciente interpreta. Para medir la humedad se emplearon capacitores que absorben agua en la superficie, lo que permite medir la cantidad de humedad presente.

Kim et al./Nature Communications Kim et al./Nature Communications

Además, la prótesis es capaz de medir calor y frío, lo que facilita aspectos como percibir la temperatura de una taza de café o la temperatura de la piel de una persona. Para lograr esto, se usó un actuador térmico con el fin de mantener estable la temperatura y simplificar el proceso de construcción.

Más útil aún, la temperatura del polímero se mantiene cercana a la de la piel humana para minimizar el impacto que la prótesis genera en el usuario. El artículo describe el proceso de la prueba de esta propiedad de una manera muy simple: el polímero se posicionó sobre una muñeca y se midió la transferencia de calor.

Otros proyectos similares se habían llevado a cabo en universidades como Stanford, pero el gran cambio está en el polímero elástico, que permite adaptarlo a lugares más flexibles, como la muñeca, o aumentar la cantidad de nanolistones en áreas sensibles, como las yemas de los dedos.