Cómo Uber ha marcado el récord de valoración de una startup

Cómo Uber ha marcado el récord de valoración de una startup

La startup está a punto de cerrar una inversión por valor de USD $1.200 millones y una salida a bolsa en el futuro.

Con apenas cinco años de existencia, Uber genera mucho dinero, no con ganancias directas, sino con inversiones millonarias que están disparando su valoración a un punto sólo visto en la peor época de la burbuja de las punto com.

Esta empresa, cuyo principal negocio es ofrecer una plataforma para que conductores puedan llevar pasajeros y cobrarles la distancia recorrida, no sólo está logrando cabrear a gremios establecidos como los taxistas, también se ha convertido recientemente en protagonista de un terrible caso de malas prácticas al insinuar que ha estado espiando a una periodista o que es capaz de saber dónde ha estado una persona gracias a los datos que recoge sin pedir permiso explícito.

Mucho hay que hablar de Uber, sobre todo ahora que se ha confirmado que está a punto de recibir una inversión de USD $1.200 millones, lo que aumenta su valoración en lo que se pensaba: USD $40.000.000.000, con todos sus ceros. Para ponerlo en contexto, hasta ahora había levantado capital por un valor de USD $1.500 millones, cifra que casi duplicará en los próximos días.

La nueva inversión está pensada en lograr aumentar su precio en una más que posible salida a bolsa. Si nos fijamos en términos de valoración, Uber está por encima de cualquier empresa de tecnología del mundo, con una gran diferencia.

Empresas como AirBnb están valoradas en USD $10.000 millones, como Xiaomi o Dropbox, pero incluso empresas que parecen hacer algo más importante, como la exploración espacial en SpaceX, se valoran en USD$ 4.800 millones.

Las valoraciones de muchas startups son sólo estimaciones de la cantidad en que llegan a cotizarse. En muchos casos, las startups pueden no llegar a nada. Hemos visto casos similares como la salida de Twitter a la bolsa y lo veremos con otras como Box.

Y aunque estas inversiones y valoraciones milmillonarias no son síntoma suficiente de una burbuja, es difícil no pensar que estamos de nuevo en una y que cuando estalle, será una caída muy dura.