Cómo descubrir un exoplaneta usando una cámara réflex

Cómo descubrir un exoplaneta usando una cámara réflex

Una DLSR, una telefoto y una montura son todo lo que se necesita para iniciarse en la astrofotografía.

La mayoría de las personas que conozco que tienen una cámara reflex 90% del tiempo la usan en modo automático; uno que otro emplea una montura especial para conectarla a un telescopio y tomar fotos de la Luna. Creo que puedo decir, con mucha seguridad, que ni a ellos, y menos a mí, se nos hubiera ocurrido usarla para confirmar la existencia de un exoplaneta, pero una vez que se sabe el proceso, es relativamente sencillo de repetir.

Empezamos con una cámara reflex y un telefoto. En el caso de David Schneider, quien confirmó la existencia del exoplaneta HD 189733 a 63 años luz de la Tierra, la cámara era una Canon 1000D y un lente Nikon 300 mm de enfoque manual que usaba un anillo adaptador.

El siguiente paso es básico para todos aquellos que están familiarizados con la astrofotografía: la construcción de una plancheta altazimutal. Un mecanismo simple que emula un movimiento circular contrario al terrestre con la misma velocidad de giro para mantener el cielo en “la misma posición” dentro del cuadro.

La plancheta puede ser tan simple o complicada como queramos, desde una básica con movimiento manual hasta una automática con Arduino y una conexión de poder para que pueda seguir viva durante horas y horas, como hizo Schneider.

En el siguiente paso viene lo complicado: hay que buscar una estrella para ubicarnos, luego encontrar una estrella que sospechemos que tenga un exoplaneta y finalmente seguirla para medir los ligeros cambios en la variación de su luz que nos indiquen que ahí, de todos los puntos que estamos viendo, pasó un exoplaneta.

Sí, es posible encontrar planetas con una cámara de menos de USD $1000, algo que hace veinte años era imposible incluso con los telescopios más avanzados del mundo. Menudo avance, ¿no?