Así funciona el cerebro de Neymar en un partido

Así funciona el cerebro de Neymar en un partido

Un estudio científico japonés concluye que la destreza del astro brasileño es instinto puro.

Jugar futbol moldea el cerebro y modifica el modo en el que éste funciona. Dos investigadores del Centro de Información y Redes Neuronales, en Japón, lo han demostrado en un estudio en el que participó el popular futbolista brasileño del FC Barcelona, Neymar.

Los resultados de la investigación se han publicado en la revista Frontiers in Human Neuroscience y ponen de manifiesto que tantos años de entrenamiento regular han hecho que el cerebro de Neymar sea muy eficiente a la hora de controlar los movimientos de su pie.

En el experimento participaron, además del futbolista, otros tres jugadores profesionales de equipos de Segunda División de la Liga Española de Futbol, dos nadadores profesionales y un futbolista amateur. A todos ellos se les practicaron resonancias magnéticas funcionales mientras se les pedía que moviesen el pie derecho haciendo rotaciones hacia la derecha y hacia la izquierda.

Todos los deportistas registraron actividad neuronal en la pared medial del hemisferio cerebral izquierdo que se encarga de esa función. Pero ésta fue menor en los tres futbolistas profesionales en comparación con el amateur y a los nadadores de alto nivel.

Lo sorprendente fue que esta baja actividad cerebral fue mucho más acusada en el caso de Neymar. En los momentos más importantes de un partido, la actividad de la región del cerebro de Neymar que controla el movimiento del pie no llega ni al 10% de la que tiene en una situación similar un futbolista amateur. Es decir, que necesita menos para hacer lo mismo que otro deportista.

Eric Rice / CC BY-NC-SA 2.0

Según los científicos Eiichi Naito y Satoshi Hirose, autores del estudio, es como si el futbolista brasileño no pensase lo que hace, como si al calzarse las botas y saltar al campo de fútbol se activase el “piloto automático” en su cerebro y los regates, los centros, etc., le saliesen solos.

¿Cómo es posible que cuando menos trabaje el cerebro de Neymar mejor juegue? La respuesta está en el interior de su cerebro. El hecho de que no use al 100% las regiones cerebrales que activan el movimiento de los pies le permite tener más neuronas libres para hacer otras cosas, por ejemplo, visualizar y controlar mejor el balón.

Todos estos cambios en el cerebro del astro brasileño son, según los científicos, un ejemplo de la plasticidad cerebral dependiente de la práctica. Y es que se sabe que con el entrenamiento adecuado cualquiera puede lograr un cerebro más eficiente tanto en el deporte como en otras habilidades.