South Park explica el problema de los juegos freemium

South Park explica el problema de los juegos freemium

Una de las series más transgresoras de EE.UU. explica perfectamente el problema de los juegos gratuitos.

Siempre han tenido un punto de genialidad que con el tiempo se ha ido diluyendo. South Park, como todas las series con más de 5 temporadas en emisión, el cansancio hace mella y se nota como la calidad baja. Pero desde hace un par de temporadas, South Park se ha vuelto a ver como una de esas series que plasman la realidad cotidiana de una sociedad global y obsesionada en Internet.

El último episodio emitido el 5 de noviembre es un ejemplo, donde atacan directamente la moda de los juegos gratuitos con compras dentro de la aplicación.

Este es un ejemplo de como una serie de animación es capaz de plasmar en unos 20 minutos todo lo que está mal con algunos asuntos, en este caso una industria del entretenimiento como son los juegos móviles y que está obsesionada con las microtransacciones.

La psicología de estos juegos es brutal, te animan a jugar poco a poco, cada vez más y cuando crees que lo has olvidado, las notificaciones te recuerdan que aun está instalado y que puedes seguir jugando. Como explican en el episodio, se trata de mantener enganchado a un 1% de los jugadores que dejarán dinero en pequeñas compras.

Esto es algo que ha metido en problemas a grandes empresas como Apple o Google por no imponer reglas contra las compras compulsivas.

Hay empresas que han basado todo su negocio en este modelo, como por ejemplo Rovio. Los creadores de Angry Birds han explotado lo máximo posible esta marca, pero todos los nuevos juegos que lanzan son gratuitos con posibilidad de aumentar algún elemento por poco dinero.

South Park nos ha dejado varias perlas durante esta temporada. En su primer capítulo fueron directos a por el mundo de las startups, aunque donde dejaron claro que es este mundo de internet donde están encontrando todo un mundo de recursos, es en el episodio donde el personaje Timmy monta lo que podríamos llamar “un Uber”.

Ahí tenemos un programa con más de una década explicando la realidad del mundo de la economía compartida, de la burbuja de las startups, de los juegos freemium o de la viralidad de vídeos en redes sociales. Y lo explican de la mejor forma, con humor.