Snapchat va contra las aplicaciones de terceros que usan su servicio

Snapchat va contra las aplicaciones de terceros que usan su servicio

Las crisis de seguridad han llevado a la empresa a darle la espalda a los desarrolladores que trabajan en su servicio

En octubre de este año, Snapchat sufrió su mayor crisis de seguridad: hasta 13 GB de fotografías fueron filtradas en 4chan, acontecimiento que fue bautizado como The Snappening.  Días después, Snapsave ―un cliente basado en la web de Snapchat― asumió la responsabilidad por la falla de seguridad, con lo que se dejaba en claro que el ataque sucedió mediante un tercero. Por esa razón, el servicio de mensajería efímera ha decidido lanzarse contra estas aplicaciones como medida de seguridad.

El éxito de Snapchat se basa en que los mensajes de texto o imágenes enviados por medio de Snapchat son borrados después de que el receptor los mira. Sin embargo, que terceros tengan la posibilidad de almacenar los datos enviados mediante su servicio ―como el caso de Snapsave― o que  nada evita que una persona tome una captura de pantalla ha provocado que enfrenten líos legales.

No es la primera vez que el servicio de mensajería sufre una brecha similar: también en enero tuvo un problema con la publicación de 4.6 millones de teléfonos y nombres de usuario.

Por esa razón, Snapchat ha tenido que vérselas con la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, pues el alegato principal es que ha mentido a sus usuarios acerca de los alcances de sus políticas de privacidad y manejo de datos. La cautela llega a tal grado que la comisión le ha impuesto un auditor independiente durante 20 años.

A Snapchat no le queda otra alternativa que considerar el uso de aplicaciones de terceros como una violación de sus términos y condiciones. De este modo, los usuarios que empleen estas aplicaciones serán advertidos, se les solicitará un cambio de contraseña y se les pedirá que desistan de usar dicho software. En caso de no hacerlo, su cuenta será bloqueada indefinidamente.

Habrá que esperar para ver la reacción tanto de usuarios como de desarrolladores sobre esta decisión. Lo cierto es que los servicios web suelen crecer gracias a que las aplicaciones de terceros amplían su ecosistema; sin embargo, Snapchat está dispuesto a correr el riesgo con tal de no tener más incidentes de seguridad. Después de todo, no creo que quieran arriesgar un negocio que está valuado en $10 mil millones de dólares.