Retiran memorial de Steve Jobs en Rusia por ley homofóbica

Retiran memorial de Steve Jobs en Rusia por ley homofóbica

Las palabras de Tim Cook sobre su orientación sexual han repercutido negativamente en naciones como Rusia y China.

La reciente declaración pública de Tim Cook, CEO de Apple, sobre su homosexualidad ha tenido como consecuencia que en Rusia se retire un memorial a Steve Jobs. El monumento, colocado a las afueras de la universidad de San Petersburgo por un grupo de empresas en enero de 2013, ha sido removido bajo el amparo de una ley en contra de la “propaganda gay”.

Las empresas que erigieron el monumento citaron una ley de la ciudad para justificar el retiro, ocurrido el viernes 31 de octubre. Esto se dio justo un día después del anuncio de Cook, en el que “públicamente llamó a la sodomía”, de acuerdo con las declaraciones retomadas por Reuters.

La justificación es que la legislación rusa prohibe “la propaganda gay y otras perversiones sexuales entre menores” y que la estatua estaba colocada en una área “con acceso directo a jóvenes estudiantes y escolares”. Esta ley fue firmada por el presidente ruso Vladimir Putin, quien es conocido por la comunidad internacional por su oposición a la comunidad LGBTTI.

Al parecer, el memorial a Steve Jobs fue retirado para evitar represalias por no acatar la ley, aunque el presidente del grupo empresarial afirmó que apoyaba la legislación “de protección a los valores familiares”.

El mundo reaccionó a las palabras de Cook

Éste no es el primer incidente desatado en Rusia por la declaración de Tim Cook. Un miembro del parlamento ruso pidió abiertamente que se le negara la entrada al país, mientras que en países como China también se desataron comentarios sarcásticos sobre la orientación sexual de Cook. China, por ejemplo, es una nación donde la homosexualidad aún se considera un tabú y el matrimonio igualitario no está legalizado.

En contraste, en Estados Unidos ha sido muy bien recibido el mensaje del CEO de Apple. Para Fortune, que un director ejecutivo de una de las 500 empresas más importantes del mundo declare abiertamente su homosexualidad tendrá consecuencias positivas para trabajadores de la comunidad LGBTTTI.

No obstante, la noticia del memorial de Jobs derribado por la homofobia es un amargo recordatorio de que aún falta mucho, mucho camino para que el mundo de la tecnología –y el mundo en general– esté abierto a la tolerancia y el respeto de las identidades y orientaciones sexuales.