Proponen una nueva prueba para reemplazar al Test de Turing

Proponen una nueva prueba para reemplazar al Test de Turing

Con Lovelace 2.0, la máquina debería ser capaz de construir una obra artística.

Un profesor del Instituto de Tecnología de Georgia, Estados Unidos, propuso una nueva prueba para reemplazar al ya conocido Test de Turing, procedimiento creado en 1950 por Alan Turing para demostrar si una máquina es inteligente o no, mediante una serie de preguntas cuyas respuestas son evaluadas por un juez que debe ser engañado para pensar que un humano le está contestando.

La nueva prueba se llama Lovelace 2.0 y requiere que la máquina sea capaz de realizar una obra creativa a partir de criterios artísticos que son establecidos de antemano. Por ejemplo, se puede pedir la creación de una historia que involucre un perro y su búsqueda por el amor eterno, lo cual suena absurdo, pero podría articularse en un relato coherente (si es que la máquina es inteligente de verdad).

Así, Lovelace 2.0 otorga criterios específicos que permiten a un juez determinar si la historia cumple con dichos parámetros o no, sin tener en cuenta el valor artístico de la obra, pero siendo necesario que los elementos preestablecidos estén presentes en el trabajo final: el perro, el amor y que todo tenga sentido como para hacer creer al juez que fue escrito por un ser humano.

Aparte de aquello, la obra puede ser una pintura, escultura u otra expresión artística y creativa, aplicándose también un conjunto de criterios de antemano para lograr la evaluación objetiva, los cuales deben ser lo suficientemente aleatorios como para que una computadora no los encuentre en Google.

El docente a cargo de esta teoría se llama Mark O. Riedl y publicó el resultado de su trabajo en un paper, a la espera de exponerlo en conferencias públicas y aspirar a reemplazar al Test de Turing para determinar si una máquina es realmente inteligente o no.