Quitar al asesor científico de la UE no sólo es estúpido, sino también peligroso [FW Opinión]

Quitar al asesor científico de la UE no sólo es estúpido, sino también peligroso [FW Opinión]

Jean-Claude Juncker, actual presidente de la UE, desapareció la plaza de asesor científico por el debate sobre organismos genéticamente modificados.

Desde 2012, la bióloga Anne Glover sirvió como asesora científica en jefe de la Unión Europea; hace poco, Jean-Claude Juncker, actual presidente de la UE, anunció que el puesto ha desaparecido. Esto es un retroceso agigantado para la ciencia debido a que no hay evidencia de que el consenso científico aún vaya a ser considerado. Agradezcamos al cabildeo de Greenpeace esta tonta medida.

Ya sabemos que Greenpeace no tiene problemas con manipular la verdad y mentir descaradamente, pero ahora su influencia se extendió hasta los niveles más altos de la política europea, como lo evidencia una serie de comentarios acerca de los organismos genéticamente modificados: Glover declaró algunas cuestiones respecto de los transgénicos y a la ONG no les gustó.

El comentario en cuestión fue que “no existe evidencia científica” para apoyar las críticas a los transgénicos, una posición respaldada por los datos duros y compartida por la Organización Mundial de la Salud. Pero, claro, este tipo de charla es intolerable si viene de un científico; los activistas alegaron que la evidencia “estaba cargada hacia un lado de la opinión” porque, claramente, no entienden cómo funciona la ciencia.

Esta supresión no es sólo estúpida, es peligrosa. Cuando los políticos ignoran los datos científicos, cosas malas suceden. Un ejemplo es el de Thabo Mbeki, expresidente de Sudáfrica, quién negaba la existencia del VIH y no permitió el uso de medicamentos antirretrovirales, lo que provocó qué cientos de miles de personas intentaran curarlo con ajo y otros remedios caseros. La estupidez de Mbeki provocó la muerte de miles de personas.

Esperemos que Juncker recapacite pronto y podamos dejar atrás todo este deprimente episodio porque la Unión Europea debería estar de fiesta, no de luto, por la ciencia.