Persona incapaz de generar recuerdos utiliza Twitter como prótesis para su memoria

Persona incapaz de generar recuerdos utiliza Twitter como prótesis para su memoria

Thomas Dixon lleva cuatro años usando las aplicaciones del calendario de su celular, Gmail y Twitter, para recordar su vida cotidiana.

El viernes pasado la revista Fast Company Labs publicó un increíble reportaje acerca de un hombre llamado Thomas Dixon, quien hace cuatro años sufrió un grave accidente en el que casi pierde la vida, pero cuya peor repercusión fue la pérdida de su memoria episódica. O sea, la capacidad de recordar detalles específicos de su vida como por ejemplo dónde estuvo, con quién se juntó, que comió o que le gustó ayer. Según Dixon:

Siempre tengo claro de qué hablo y con quién estoy en el momento. Es sólo que no sé lo que ocurrió ayer o anteayer. Mi memoria episódica declarativa está muerta.

Dixon no es alguien común dentro de la variedad de personas que sufren esta condición. Su inteligencia es bastante alta, es miembro de Mensa, y tiene un título universitario de psicología educacional, por lo que para enfrentar su molesta nueva realidad, Dixon comenzó a depender de su smartphone para aumentar las partes de su cerebro que ya no funcionan adecuadamente.

En una cuenta privada de Twitter, Dixon registra cotidianamente todo lo que hace durante el día y que probablemente no recordará mañana: Qué estaba leyendo, que tipo de café pidió en una tienda, con quién habló, etcétera. Hasta incluso escribe detalles de su vida sexual para así poder recordarlos, pero por pudor a que lo vean en la calle escribiendo sobre eso, lo tuitea en coreano. Todo esto con el fin de posteriormente recordar y analizar su día cotidiano.

A la fecha la cuenta de Twitter de Dixon acumula unos 22.000 tuits, y a medida que acumula más y más información de sí mismo, también le ha permitido realizar profundos análisis de su vida de una forma bastante innovadora y extraña, pues pocas personas sin un problema de salud tan grave como Dixon se someterían a una experimentación de esta índole (por muy ególatra que la persona sea y que ame relatar su vida en redes sociales).

Tengo simultáneamente la peor y mejor memoria que todas las personas que he conocido“, señala Dixon, quien suele descargar su archivo personal de Twitter para analizarlo en plantillas de Excel encontrando así, por ejemplo, que ha ido 234 veces al gimnasio, o ha tomado café en un local unas 240 veces, encontrando así parámetros que se repiten de su vida que sería bastante díficil de detectar para una persona común.

Ocasionalmente Dixon apoda el proceso de escribir todo lo que hace como “periodismo extremo“, lo que se ha convertido en algo indispensable pues le permite funcionar de forma independiente en su día a día e incluso recorrer el mundo.

Como es de esperar, Dixon no utiliza exclusivamente Twitter para recordar su vida cotidiana, pues también usa la aplicación del calendario de su iPhone para agendar su día, y su casilla de correo en Gmail como lista de recordatorios y un lugar para guardar anotaciones más extensas relacionadas con su trabajo. Lo curioso es que pese a usar la tecnología, Dixon utiliza herramientas básicas al lado de lo que tiene a su disposición. Solo calendario, correo y Twitter.

Es por ésto que Dixon ha comenzado a trabajar en ver cómo fusionar todas estas necesidades en torno a una sola aplicación que sea sencilla de utilizar y esté dirigida a personas con problemas a la memoria. De momento solo tiene una idea de sus funcionalidades básicas, y está conversando informalmente con desarrolladores acerca de los detalles técnicos.

Realmente quiero saber lo que ha ocurrido en mi vida, pues eso es lo que el accidente me quitó: Contexto. La habilidad de recordar los eventos de mi vida. Por qué fui a algún lugar. Todo eso. Esta forma de enfrentarme al problema básicamente me creó la sensación que no está todo perdido en mi vida.