Nintendo abre la puerta a un emulador oficial para móviles

Nintendo abre la puerta a un emulador oficial para móviles

Una nueva patente habla de emular juegos de Game Boy en celulares y pantallas de avión

Los emuladores son un tema delicado y hasta ahora no hay una versión legal avalada por Nintendo para ejecutar sus joyas del pasado en los dispositivos móviles. Esto podría cambiar ya que la compañía japonesa publicó una nueva patente que permitiría ejecutar juegos de Game Boy en teléfonos celulares o las pantallas táctiles que se encuentran en asientos de avión o tren.

La patente, que es una actualización de otra existente, habla de un emulador de software para ejecutar juegos de consolas portátiles como el Game Boy, Game Boy Color y Game Boy Advance en una plataforma de baja capacidad (pantalla de asiento de avión o tren, asistente personal digital o teléfono celular). El emulador será capaz de ofrecer una experiencia similar a lo que brinda la consola portátil.

Si bien el enfoque está en una aplicación de entretenimiento para viajeros, se indica que en algunos casos el emulador podría usarse en dispositivos móviles o computadoras de escritorio. El texto de la patente original data de entre 1999 y 2003, por eso es común encontrar referencias a “agendas personales” (PDAs). La actualización fue publicada ayer por la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos bajo el título “Plataforma de emulación videojuegos portátiles”.

La emulación de juegos clásicos no es algo nuevo para Nintendo ya que lo aplica desde hace algún tiempo en sus consolas portátiles y de sobremesa. El tema de móviles es otra cosa. Si bien en Android podemos encontrar decenas de emuladores (algunos muy buenos), el uso de ROMs está prohibido. En el caso de iOS no hay un solo emulador que sobreviva más de tres días antes que Apple lo retire de la App Store.

La llegada de un emulador oficial podría abrir la puerta a Nintendo para lanzar una eShop que ofrezca juegos de antaño. No hay razón para que la compañía desaproveche el potencial del mercado móvil y de paso se embolse unos cuantos miles de dólares.