La Gran Remasterización [NB Opinión]

La Gran Remasterización [NB Opinión]

Rockstar podría estar estableciendo un nuevo estándar para la re-edición de juegos antiguos.

No quiero sonar demasiado apresurado respecto al nuevo Grand Theft Auto V en PS4, Xbox One y PC, principalmente porque hasta ahora todo se ha visto solo a través de tráilers.

Pero sobre ciertos datos duros sí se puede opinar. Y en base a eso, pienso que Rockstar está sentando un precedente: “¿Quieren hacer remasterizaciones? Entonces que sean así”.

Y es que el potencial de la perspectiva en primera persona para un juego como GTA V es demasiado grande. Solo es cuestión de ponerse a buscar mods y ver cuantos han salido para todos los GTA (desde IV hacia atrás) que le ponen al juego una cámara en primera persona.

O sea, la gente quiere esa perspectiva. Y se han puesto manos a la obra para conseguirla, lo que quiere decir que es importante para el público en general.

Luego, están las mejoras específicas para la versión de PC y esto significa resolución a 4K, una tasa de cuadros por segundo “libre” y no amarrada a los 30fps de consolas, y el soporte para mods. Con el paso de los años, las opciones serán muchas.

Este renovado Grand Theft Auto V en el papel tiene todo para convertirse en la remasterización de todas las remasterizaciones. Y de alguna manera, no es de extrañar. Rockstar se destaca por muchas cosas pero, principalmente, por entregar juegos redondos básicamente en todos sus aspectos. En ese sentido, con esta re-edición se están desmarcando del resto: es bueno subir la resolución y mejorar las texturas, pero ¿para qué conformarse con eso si se puede hacer más?

Así como GTA V el año pasado se convirtió en una especie de benchmark para los juegos de mundo abierto (que lo diga Watch Dogs), esta versión remasterizada del mismo juego podría hacer lo propio con las remasterizaciones. Porque además de las novedades “jugables”, también está el contenido extra.

GTA V ya es un juego gigante en su versión original y con todos estos agregados no queda más que frotarse las manos. El 18 de noviembre nunca se ha visto tan lejos y no se ustedes, pero yo lo voy a comprar de nuevo.