FBI tenía agente infiltrado en Silk Road 2.0 desde hace tiempo

FBI tenía agente infiltrado en Silk Road 2.0 desde hace tiempo

Según la agencia, en el mercado se vendían unos USD$8.000.000 mensuales en artículos ilegales como drogas o pasaportes falsos.

Cuando ayer contamos que el FBI logró capturar a Blake Benthall, el supuesto cabecilla del mercado de compraventa de artículos ilegales Silk Road 2.0, la primera duda que surgió en muchos fue cómo lo lograron dado que el sitio operaba desde el anonimato gracias a los protocolos del proyecto Tor.

Esto además causa bastante preocupación porque se complementa con el hecho de que, por lo que sabemos, aún la NSA no logra romper el anonimato de Tor, y cuando cayó Ross Ulbricht, el responsable del primer Silk Road, las autoridades estadounidenses afirmaron que tenían la prerrogativa de hackear servidores fuera de las fronteras del país sin una orden judicial.

Para tranquilidad de todos nosotros, el FBI declaró que atrapó a Benthall realizando un trabajo de investigación ‘a la antigua’, sin abusar de privilegios para vulnerar la privacidad de alguien en Internet, pues un vocero de la fiscalía declaró ayer a los medios:

Durante la investigación del gobierno, el que fue realizado en conjunto con el FBI y la Unidad de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional (HSI por sus siglas en inglés), un agente encubierto del HSI logró infiltrarse en el equipo del soporte técnico de la administración del sitio web de Silk Road 2.0, a quien le entregaron acceso a áreas privadas y restringidas del sitio reservadas para Benthall y su equipo administrativo.

Lo que encontró el agente infiltrado es que Benthall, apodado ‘Defcon’, era originalmente el segundo al mando a cargo del sitio, pues existía un nuevo Dread Pirate Roberts (seudónimo utilizado presuntamente por Ross Ulbricht, y una referencia cinéfila a ‘La Princesa Prometida’, en torno a que nunca dejará de haber un Dread Pirate Roberts, pues siempre habrá alguien dispuesto a tomar su lugar) que es apodado DPR2 por el FBI, el que hace algún tiempo se habría salido del sitio dejando a cargo a Benthall.

Según el FBI, durante todo el tiempo que estuvo en funcionamiento, en Silk Road 2.0 se vendían fácilmente alrededor de ocho millones de dólares mensuales en drogas ilegales, pasaportes falsos o licencias de conducir, donde el sitio se quedaba con el 5% de comisión de cada venta, lo que significaban unos USD$400.000 al mes.

Finalmente, y como suele ocurrir frecuentemente hoy en día, Blake Benthall también tenía presencia en redes sociales. La fotografía inferior la subió hace una semana atrás a su cuenta de Instagram, y sin duda es bastante irónica pensando en su actual situación judicial: