Fabricantes de automóviles regalan hidrógeno porque no saben cómo cobrar por él

Fabricantes de automóviles regalan hidrógeno porque no saben cómo cobrar por él

Las estaciones dispensadoras no están configuradas para medir cuánto combustible dan

Una de las últimas tendencias de los fabricantes de automóviles es lanzar vehículos con pilas de hidrógeno como combustible, pues alimentan el motor eléctrico de un vehículo cerca de 483 kilómetros con un estanque y emite como residuo sólo vapor de agua.

En estos momentos, gran parte de los vehículos lanzados al mercado con esta tecnología vienen con el combustible gratis. Por ejemplo, el Mirai H2 de Toyota tendrá hidrógeno gratis durante los próximos tres años (eso sí, el auto costará en Japón cerca de USD $60.200 sin incluir impuestos y bajo fuertes subsidios estatales). ¿Por qué sucede eso?

Resulta que en el marco de un seminario acerca de esta tecnología, donde presentaron el Mirai H2, tres representantes de varias organizaciones sobre el hidrógeno revelaron que las estaciones donde entregan este combustible (que en su mayoría están en California, Estados Unidos) no están configuradas para medir cuánto hidrógeno entregan, y por eso, no pueden cobrar a sus usuarios con base en cuánto combustible gastan. Un alto ejecutivo de Toyota aseguró:

No hay un set de estándares, por lo que no hay manera de cobrarle nada a la gente.

Suena raro, pero el problema no es técnico, pues saben cómo medir la cantidad de hidrógeno que ingresa a un automóvil, lo que ocurre es que sencillamente “aún no lo hemos resuelto porque estamos trabajando en varios problemas pendientes con la infraestructura de las estaciones de hidrógeno, y éste es sólo uno de estos problemas”, aseguró un alto funcionario del gobierno de California. Los asistentes al seminario concordaron que el problema se puede resolver, y que la solución estaría dentro de seis meses a un año.