El smartphone perfecto, ¿existe?

El smartphone perfecto, ¿existe?

¿Es posible responder algún día al "smartphone perfecto" o es simplemente una utopía?

Este es seguramente uno de los mejores vídeos de Marques Brownlee ha creado, en colaboración con el equipo de vídeo en The Verge. Brownlee es uno de los mejores en hacer vídeos sobre tecnología y de los mejores reviewers de productos en YouTube. En este vídeo, muestra el que sería el mejor smartphone del mundo, el terminal perfecto.

Bajo su visión, el smartphone perfecto tendría el tamaño del HTC One M8 con el toque de materiales de los nuevos Lumia, una pantalla como la del LG G3, la cámara el iPhone 6 Plus con la grabación de vídeo del Galaxy Note 4, un procesador Snapdragon 805, 3GB de memoria RAM y una batería como la del Moto Maxx capaz de dar 6 horas de pantalla activa. Como sistema operativo Android 5.0 Lollipop. Esta sería la receta perfecta para un smartphone que puedas usar durante los próximos dos años.

Esto no es una queja al vídeo de Brownlee, que es magnífico, es una queja sobre “los móviles soñados”.

El equipo perfecto

El problema de las recetas del móvil “perfecto” es que es algo que no durará más de 6 meses en nuestra mente. Todos le quitaríamos algo o le añadiríamos una característica a nuestro smartphone, esa herramienta que usamos todos los días para casi todo. Pero el juntar características no ayuda en nada.

Cada año tenemos actualizaciones de sensores de cámaras, de sus lentes, de materiales, procesadores, velocidades de memoria RAM y de versiones de software. Pero esto es solo una pieza de un puzzle tan complicado, como imposible de resolver. El mejor smartphone de hoy, mañana puede quedar eclipsado gracias a una empresa asiática desconocida hasta el momento.

(c) edzhstar007 / Flickr

Cada día tiene más sentido proyectos como Ara, smartphones modulares que se pueden actualizar según las necesidades. Evidentemente tal y como está diseñado Ara no, pero la evolución del smartphone debería ir por este sentido.

Los dispositivos modulares ofrecen algo muy importante: actualizaciones dependiendo de las necesidades reales. Para mucha gente no es necesario actualizar a una pantalla más grande, o quizá lo que necesitan es más memoria RAM y mejora de procesador manteniendo el mismo dispositivo. Ese es el aspecto positivo de proyectos como Ara.

¿El problema? Estamos muy lejos de poder tener buenos dispositivos modulares. Ara es un proyecto, una primera versión para ver como evolucionar este tipo de dispositivos. Lo más obvio es que le falta una mejora de diseño, pero más importante es una falta de apoyos en una industria que le es más barato crear smartphones completos, que módulos.

Necesitamos soñar con mejores smartphones porque son herramientas que estamos usando todos los días y que, si todo va como lo planeado, serán cada vez más importante en nuestro día a día.

Creo que ese smartphone de gama alta que Brownlee describe se acerca mucho a ese smartphone perfecto. Pero ¿usarlo durante dos años? Esa es una gran inversión que hacer para que dure “solo” dos años.