Interstellar: un filme con muchos agujeros negros

Interstellar: un filme con muchos agujeros negros

El ingeniero aeroespacial Genaro Grajeda explica puntos flacos en Interstellar, última cinta de Christopher Nolan

Nota importante: el presente análisis contiene spoilers de la película de Christopher Nolan, Interstellar. Si no la has visto, es recomendable que no continúes leyendo o vayas al cine de una vez y luego, leer este breve análisis.


Amo la ciencia ficción, ya sea escrita o en sus versiones filme, es una parte muy importante en mi vida. Dicho eso, y contrariando a los críticos y conocedores del cine, debo decir que Interstellar no me gustó nada. Una vez que pasamos el agujero negro a otra galaxia, comencé a desesperarme y deseaba con ansias que tuviera un final fuerte.

¡No fue así! Me encontré con un final apresurado que trató de hacernos entender puntos clave de la historia y una carrera por regresar a nuestro vaquero espacial bonachón Cooper a los brazos de la Dra. Brand, en el planeta que debieron visitar en primer lugar.

No me mal entiendan: la película cuenta con una fotografía fantástica y tiene momentos donde la ciencia ficción es ciencia real. Los aciertos de la ciencia no deben sorprenderlos: Christopher Nolan tuvo como productor ejecutivo al profesor emérito Faynman de Física Teórica del California Institute of Technology, el doctor Kip Stephen Thorne, reconocido por su trabajo en los campos de la Cosmología y de Relatividad. Y sus aciertos no sólo se limitan a como podría verse Gargantúa, el Agujero Negro Supermasivo que encuentran al pasar el agujero de gusano en Saturno, también los vemos en:

  • Las escenas donde no se escuchan sonidos en el espacio.
  • Las vibraciones de una nave espacial al acoplarse con su estación espacial.
  • La dilatación del tiempo al acercarse al agujero negro.
  • La estación espacial rotando para simular gravedad.
  • Científicos e ingenieros son los personajes principales (puntos extras por ser sumamente posible).
  • La Tierra que pasa por problemas de hambre a escala global porque el suelo ya no es fértil.
  • Las escuelas que enseñan a los niños que nuestras proezas científicas son mentira (este es el acierto más triste de todos).

Sin embargo, existen inconsistencias casi del tamaño de Gargantúa (que, de acuerdo con libro de Thorne, La física de Interstellar tiene un tamaño de 4.3 millones de masas solares, lo cual lo hace un rival para el Agujero Negro en el centro de nuestra galaxia) y algunos diálogos cliché que dan relevancia a la trama, pero que te dejan con la impresión de que no había realmente razón de ser.

Permítanme enumerar algunos de los momentos que, a mi parecer, si se hubieran seguido al pie de la letra habrían destruido rápidamente la historia de Nolan y que, posiblemente, hubieran quitado toda la emoción que a ustedes les dio al verlo.

¡Vayamos al Sistema con un Agujero Negro Supermasivo!

¿Qué? Aunque existen otros nueve planetas que se encuentran en la zona ricitos de oro (mejor conocido como la zona de habitabilidad) de estrellas en otra galaxia, la NASA decide que la opción más adecuada es ir a un sistema estelar cuyo elemento clave es un Agujero Negro Supermasivo. Aún en los momentos de mayor desesperación para la humanidad, el aparato de toma de decisiones en NASA evitaría usar un sistema con uno de los objetos más temibles del universo conocido.

Las características del sistema indicarían que Gargantúa es un agujero negro que rota, por lo cual los planetas podrán mantener una órbita estable alejada del Horizonte de Eventos de Gargantúa. Se observa un disco de acreción alrededor del agujero negro, que podría ser el material incandescente que diera luz a los planetas. Ese material produce grandes cantidades de rayos X que podrían ser mortales para los habitantes de los planetas. Además, es complicado pensar que ese disco de acrecimiento sea el que de luz y calor a los planetas habitables en el sistema. ¿De donde obtienen ese calor para tener agua en estado líquido?

¡Espaguetificado!

Cooper, nuestro granjero héroe, en su último gran sacrificio se avienta en una misión suicida para que la Dra. Brand pueda llegar al planeta de Edmund. Por medio del empujón que obtienen de usar la técnica de asistencia gravitacional y el impulso final resultado de liberar masa al separarse TARS y Cooper, concordante con la ley de la conservación del momento angular, lo que queda de un devastado Endurance llegará al tercer planeta del sistema. Pero, TARS y Cooper no habrían llegado a una quinta elevada dimensión al pasar el Horizonte de Eventos, no. Ellos habrían sufrido una muerte sumamente dolorosa.

El proceso por el cual tanto máquina como hombre habrían pasado se conoce como espaguetificación. Justo después de pasar por el horizonte de eventos, el cuerpo de Cooper y TARS habrían sentido el jalón de la gravedad de la anomalía: a medida que se acercaran a ella, sus cuerpos sentirían una diferencia en la gravedad de pies a cabeza y finalmente la gravedad sería tan fuerte que observarían como las moléculas de su cuerpo son arrancadas del mismo. Rápidamente, se convertiría de un objeto sólido a un espagueti atómico que se acerca a la anomalía gravitacional para desaparecer para siempre. Sin quinta dimensión.

Ranger en esteroides

En la Tierra se necesitó un cohete gigantesco (que, por cierto fue diseñado, fondeado y construido en un planeta, que de acuerdo con la historia, no creía en una agencia espacial) para lanzar al vehículo Ranger que posteriormente se acoplaría a la estación Endurance para viajar a otra galaxia. En la vida real, es necesario usar cohetes muy grandes para lanzar pequeñas cantidades de equipo al espacio, se requieren años de planeación y una fuerza extraordinaria para ello.

Es claro que Ranger debe ser una especie de lanzadora en esteroides. Al dejar la comodidad de la Tierra, Ranger logra el sueño de cualquier ingeniero aeroespacial: construir un vehículo pequeño que llegue a la atmósfera sin necesidad de los gigantescos y caros cohetes que nos limitan explorar el cosmos. En el planeta de Mann y de Miller, se tarda sólo un par de segundos en levantar vuelo e impulsarse fuera del planeta. Si Ranger tenía esa capacidad desde un principio, ¿por qué usó cohetes para despegar de la Tierra?

Amor que trasciende dimensiones

El momento cúspide de los clichés de la película llega en el momento en que la Dra. Brand trata de convencer a la tripulación de Endurance del porqué el amor es la fuerza más importante del Universo y porque deberían ir al planeta de Edmund. Entonces, se olvida de que es una científica espacial con años de entrenamiento para entender como funcionan las dimensiones, y la frase sólo es una licencia poética que usa Nolan para dar fuerza a la película; me gustaría regresar a como nuevamente se olvidan del aparato de toma de decisiones de la NASA.

En nuestro tiempo, a la NASA le toma varios años describir todas y cada una de las actividades de cada astronauta durante su estancia en el espacio. Se practican cientos de ocasiones hasta casi memorizarlos. Los astronautas psicológicamente entrenan para no tomar decisiones apresuradas y apegarse a un plan.

Si el futuro de la Tierra dependiera de la NASA, y los astronautas sólo pudieran decidir del otro lado del agujero de gusano, seguramente se tomarían varios días para analizar la telemetría que envía cada científico en sus planetas y no simplemente se arriesgarían a elegir por una corazonada cuál es el siguiente paso. Y la Dra. Brand jamás habría tenido su frase cliché.

“El amor es la única fuerza que trasciende las dimensiones del espacio y del tiempo.” –Dra. Amelia Brand

¡Lucharáááááán!

Un deschavetado Dr. Mann manda información falsa para que lo rescaten, pueda regresar a la Tierra y decirle al Profesor Brand que todo está perdido. ¡Claro! Tu científico líder, playboy y vaquero espacial seguramente se volverá loco cuando lleve más de 20 años sólo en un planeta deshabitado sin esperanza de volver a casa. Por más entrenamiento psicológico que pudiera tener en la Tierra, su situación, sin duda, lo volvería una persona inestable.

En el momento cúspide de la película, Mann trata de matar a Cooper, y falla. Vaqueros espaciales, en trajes de astronautas que pelean por sobrevivir es casi épico. Excepto porque realmente no lo fue. Con su casco roto y apenas respirando, Cooper es rescatado por Brand mientras que Mann huye rápidamente en su Ranger a la estación espacial.

Espera, ¿qué? Mann tiene un Ranger que bien pudo usar para regresar antes y avisarnos a todos que no fuéramos a ese sistema de perdición. Y su muerte, catastrófica, sucede debido a un acoplamiento incorrecto que hace explotar la exclusa entre Ranger y Endurance. El mejor científico de la misión, deschavetado y todo, pero ¿olvida procedimientos que tiene memorizados por andar a las carreras? Complicado.

Como les comenté al principio, personalmente Interstellar no me gustó en lo absoluto. Sentí que aun cuando en buena medida se apegaron a los consejos del Dr. Kipp para rodarla, hay ciertas partes de la trama que se exageraron, ya sea por licencia poética o porque resultara en una película de ciencia ficción.

No dediqué tiempo a hablar sobre lo que sucede, de acuerdo con la cinta, dentro del agujero negro, porque simplemente fue la parte más ridícula, y mucho menos del epílogo que se hace a las carreras para tapar las partes que pudieron quedar abiertas.

Agujeros Negros, viajes interestelares, exploración planetaria, cohetes, robots en forma de cajas de cereal con acabado futurista y más podrán hacer que muchas personas se interesen nuevamente en la ciencia ficción como un género más allá de las explosiones y láseres, sino que abarque un lado más humano. Los invito, pues, a que se den la oportunidad de ver Interstellar y que relean mi reseña, para que odien la película conmigo o me insulten en los comentarios.